28/05/2018. Vacaciones, negocios, estudios… Sea cual sea el motivo de tu escapada, un seguro será tu mejor compañero de viaje

 

Cada persona es un mundo y, en consecuencia, la preparación de cada viaje es diferente. Están los viajeros previsores, que organizan todo con una antelación de infarto. Los detallistas, que antes de poner rumbo hacia su destino ya conocen al detalle cada rincón que van a visitar. Los aventureros, que lo dejan todo al azar. Los conformistas que gustan de dejarse llevar por sus acompañantes u organizan sus días de asueto sin preocuparse demasiado… Sin embargo, si hay algo que une, cada vez más, a todo tipo de viajeros es la tranquilidad que proporciona contratar un seguro de viaje
 
Y es que da igual si prefieres conocer a fondo las ciudades que vas a visitar antes de poner un pie en ellas, si lo que buscas es sorprenderte con cada detalle al llegar a tu destino o si prefieres dejarte guiar por quienes te acompañan en tu aventura. Un seguro de viaje es una garantía que te permitirá disfrutar de tus vacaciones sin más preocupación que la de vivir la experiencia. Pero ¿cómo elegir el más apropiado? ¿Para qué contratar un seguro de viaje? ¿Cuándo debes hacerlo?
 

 

Cuándo contratar tu seguro de viaje

Hay dos aspectos básicos que pueden ayudarte a dar respuesta a esta cuestión. Por un lado el tipo de viaje o destino que estés planificando y, por otro, el momento en el que debes hacer firme la contratación.

 
En lo que a destinos se refiere debes saber que hay ciertos países en los que es obligatorio contratar un seguro de viaje con cobertura médica para poder acceder. La normativa varía en función del lugar elegido aunque, en muchos casos, es requisito necesario para poder gestionar otro tipo de trámites o solicitar visados. Tampoco debes olvidar incluirlo en tus planes si viajas a países de riesgo, ya sea sanitario, por fenómenos meteorológicos adversos o de seguridad. Incluso, tu seguro de viaje puede ser un gran aliado en el caso de necesitar asistencia jurídica en el extranjero. 
 
Sobre el momento de contratar tu póliza, podrás hacerlo siempre y cuando no hayas emprendido tu viaje y, salvo que haya entrado en vigor, tendrás la opción de aplazar o modificar las fechas. Si te decides, por ejemplo, por un seguro de anulación, la contratación debe ser en el mismo momento en el que reserves tus vacaciones, escapada o similares, mientras que, para el resto de opciones los plazos son más flexibles, aunque siempre con un mínimo de antelación de 24 horas antes de tu marcha.
 
 

¿Para qué contratar un seguro de viaje?

Para todo hay una primera vez y, es posible que, hasta la fecha, no hayas barajado nunca la posibilidad de contratar un seguro de viaje. ¿Para qué hacerlo entonces? Hay muchas razones pero todas ellas se reducen a una respuesta más sencilla de lo que imaginas: para ganar en tranquilidad. El destino es caprichoso y, aunque tu naturaleza afortunada te haya hecho disfrutar siempre de unas vacaciones sin sobresaltos, lo cierto es que cualquier viaje entraña ciertos riesgos. Un seguro de viaje te proporcionará la protección necesaria para que puedas salir airoso de cualquier situación controvertida. Aquí tienes algunos de los escenarios más frecuentes.

 
Inversión: Has preparado durante semanas tus vacaciones después de unos meses ahorrando para que todo salga como esperas pero ¡sorpresa! En el último momento una situación inesperada te obliga a anular tu viaje. Tener que suspender esos días de descanso no es plato de buen gusto, menos aún si tienes en cuenta que, no tener un seguro de viaje implicará, muy probablemente, que pierdas todo lo invertido. ¿Quieres dejar tu presupuesto vacacional en manos de la suerte? Con un seguro con cobertura de anulación podrás recuperarlo y organizar tu viaje en otro momento.
 
La salud que no falte: Tanto si viajas a destinos exóticos como si la distancia que recorres es limitada, lo cierto es que nadie está libre de necesitar asistencia sanitaria. Una torcedura de un tobillo, una intoxicación alimentario o un dolor de muelas pueden arruinarte, no sólo las vacaciones, sino tu bolsillo si no dispones de un seguro de viaje que cubra la asistencia sanitaria allá donde vayas.
 
Para todo tipo de imprevistos: ¿Alguna vez te han robado la maleta? ¿Imaginas lo que sería verte envuelto en problemas con la autoridad a miles de kilómetros de casa? ¿Y  tener que adelantar tu vuelta? Estas y otras muchas situaciones similares son más frecuentes de lo que crees en viajes a multitud de destinos y, en todas ellas, contar con un seguro de viaje puede ser la mejor manera de resolverlas sin añadir más drama a la escena. 
 
 
¿Ya sabes cuál será tu próximo destino? Entonces sólo te resta elegir el mejor seguro de viaje, seguir los pasos para su contratación, preparar tus maletas y, ahora sí, prepararte para disfrutar de tu viaje con total tranquilidad.