que hacer en caso de incendio

 

07/10/2019. Los incendios domésticos y forestales están a la orden del día en estos meses de calor, y aunque ambos son muy diferentes y requieren de medidas de emergencia diferentes, sí existe un consejo en común: mantener la calma. Hoy hablamos de los pasos a seguir cuando ocurre un incendio en nuestra casa, cómo evacuar para que no haya heridos y cómo te puede ayudar tu seguro de hogar.

 

Evidentemente, ante un incendio en casa lo más importante es poner a salvo nuestras vidas, siempre intentando que las vías de salida sean las que menos humo tengan, pues éste puede llegar a ser más peligroso que las mismas llamas: en cuestión de minutos podrías  quedar inconsciente y fallecer. 

 

Aunque el primer impulso sea intentar salvar cosas que crees importantes (documentos, objetos con valor sentimental), no te pares a recoger nada porque corres el riesgo de perder minutos que pueden ser cruciales y marcar la diferencia. Todo lo que tienes dentro está cubierto por tu seguro de hogar, que tendrá que hacer una evaluación propia después del siniestro para determinar el valor total de los daños y estipular la manera de cubrirlos. 

 

Para salir de una casa en llamas, lo más recomendable es hacerlo cuanto más  agachados mejor, pues en el suelo siempre hay más aire limpio (recordemos que el aire caliente siempre sube). Lo principal es llamar a los bomberos al 112; ellos nos pueden guiar para intentar aplacar las llamas, evacuar o actuar en contra del incendio mientras llega una unidad preparada para extinguirlo. En España, la media de respuesta de los bomberos ante una llamada de emergencia está entre los ocho y los diez minutos. 

 

¿Qué hacer si el incendio te atrapa en una habitación?

Si estás en una habitación cerrada en el momento en que te das cuenta del incendio, lo primero que hay que hacer es revisar si entra calor o humo por debajo de la puerta o por las rendijas para comprobar lo cerca o lejos que está el fuego. En caso de que haya mucho humo entrando por debajo de la puerta, lo mejor es que no la abras porque quedarás atrapado en una nube tóxica que será muy perjudicial para tu salud. 

 

Otra manera de comprobar si el fuego está muy cerca de la puerta es tocarla; si está muy caliente, significa que las llamas están al otro lado. Si no puedes salir inmediatamente, lo más recomendable es que intentes proteger la habitación en la que estás, tapando las entradas de aire para retrasar la entrada de humo tanto como sea posible. Un trozo de tela o de toalla puede funcionar, incluso para que te lo pongas en la nariz y boca, y así evitar inhalar el mayor humo posible. 

 

En el caso de que tengamos niños pequeños, es importante enseñarles cómo evacuar en caso de que ocurra un accidente como estos. Mostrarles cuáles son las vías de emergencia de la casa, cómo abrir las ventanas o quitar las mosquiteras para poder salir o determinar un punto de encuentro después de la evacuación puede convertirse en algo crucial.

 

También es importante enseñarles que, una vez que se presente esta emergencia, lo más importante es nuestra vida y nuestra integridad física, debemos favorecer la evacuación de los niños primero y enseñarles que no hay que volver a casa para  rescatar absolutamente nada, a menos que los bomberos indiquen que es seguro hacerlo.

 

Si tienes animales, incluye un plan de emergencia para ellos también, ten todo preparado en caso de tener que salir deprisa de casa. En el caso de gatos, conejos, hurones o animales pequeños procura tener los trasportines en un lugar accesible y ya montados para que solo sea introducir a tu mascota y salir. En caso de tener perros, ten una correa cerca para poder ponérsela y guiarlos. Lo más importante es mantener la calma para que ellos no se asusten y obedezcan