seguro defensa jurídica

 

09/03/2018. Un conflicto escolar, un proceso de separación o la gestión de una herencia son solo algunos ejemplos de situaciones en las que puedes necesitar a un abogado de familia

 

El día a día de cualquier persona está repleto de actividades que, de uno u otro modo, tienen una vertiente legal. Desde realizar una compra por internet a gestionar un trámite laboral, pasando por un problema inesperado en el colegio de tus hijos o una negociación con tu entidad bancaria, son muchos los aspectos que pueden llevarte a necesitar un abogado de familia. 

La asistencia jurídica no es exactamente cómo la muestran las películas de Hollywood. De hecho, lejos de limitarse a la defensa penal o fiscal, los profesionales abarcan un amplio abanico de sectores en los que, a lo largo de tu vida, es posible que hayas sido objeto de daños y perjuicios. 

Un seguro de defensa legal te protegerá a ti y tu familia ante cualquier eventualidad, con independencia de si se trata de un complejo proceso de separación, la revisión de un contrato de alquiler o la tarea de reclamar daños y perjuicios, entre otros. ¿No tienes muy claro cómo encajan seguros y abogados? ¡Descúbrelo!
 

Asistencia jurídica para toda la familia

Hasta la situación más inocente puede tener connotaciones legales, suscitar dudas que, sin la adecuada asistencia jurídica, pueden transformarse en un problema. Un seguro de defensa jurídica es la forma más efectiva de afrontar cualquier contratiempo en este sentido y es que, sus coberturas, te permitirán disponer de un abogado de familia desde tu primera llamada. 

¿Eres de los que piensa que nunca necesitará el consejo de un profesional? ¿Crees que la asistencia jurídica no tiene sentido en el ámbito familiar? Tal vez te sientas identificado con estas cuestiones pero ¿qué tal si hablamos de ejemplos concretos? Imagina que tu carrera profesional entra en conflicto con los intereses de tu empresa y, de buenas a primeras, te presentan una carta de despido por causas que consideras injustas. ¿Sabrías cómo hacer valer tus derechos o, incluso, reclamar una indemnización por un despido improcedente? 

Tampoco es extraño pensar que, si tienes una segunda residencia, puedas plantearte obtener algún beneficio alquilando la propiedad. La redacción de contratos que cumplan con todos los preceptos legales puede convertirse en una auténtica odisea pero un seguro de defensa jurídica para ti y tu familia, te ayudará tanto con la redacción como con la posible revisión de contratos que tengan que ver con esta u otras cuestiones. 

¿Y tus hijos? Los menores son la parte más sensible de cualquier unidad familiar y, tratar de garantizar su seguridad y derechos, es un deber como padres. En este sentido, un abogado de familia también puede ayudarte en caso de que, los benjamines de la casa hayan sido objeto de situaciones que puedan ocasionarles daños y perjuicios. Una mala gestión de un problema en el colegio, un episodio desafortunado con algún compañero, los peligros de internet… Este tipo de situaciones son más frecuentes de lo que nos gustaría pero contar con un asesoramiento jurídico experto te dará tranquilidad. 

Como ves, no son pocas las situaciones en las que la asistencia jurídica puede convertirse en tu mejor aliada pero, aún hay más. ¿Problemas con tu entidad financiera por la letra pequeña de tu hipoteca? ¿No sabes cómo gestionar una herencia? ¿Has tomado la decisión de terminar con tu matrimonio? Sí, también en estos casos te será de gran ayuda disponer de un abogado de familia. 
 

Profesionales a tu servicio

La legislación cambia constantemente y, en no pocas ocasiones, está sujeta a apreciaciones y matices que, por muchos conocimientos legales que podamos tener, escapan a nuestro control. Un abogado de familia está familiarizado con esa versatilidad, no solo de las propias leyes, sino de los problemas en los que su asistencia jurídica puede ser requerida.
 
Con un seguro de defensa jurídica tus derechos estarán protegidos por los mejores profesionales en defensa penal, fiscal, laboral… Contarás con el  asesoramiento telefónico de un abogado desde la primera llamada y, tanto tú como tu pareja e hijos, estaréis respaldados por la experiencia y profesionalidad de los mejores sin que tengáis que preocuparos de los altos costes que, en la mayoría de las ocasiones, implica contratar un abogado particular. 
 
¡Solicita información sin compromiso y descubre todo lo que el seguro de defensa jurídica legal de Allianz Assistance puede hacer por ti y tu familia!