ciberprotección para empresas

 

29/10/2019. El riesgo de ataques cibernéticos es directamente proporcional a la cantidad de dispositivos que tu empresa tenga conectados a internet. Estos ataques se han vuelto cada vez más comunes, obligando a las empresas a reforzar sus medidas de seguridad virtual y a contratar ciberseguros para controlar las posibles consecuencias. 

 

En esta era de la información e internet, han surgido nuevas formas de ataque. Los términos “ciberataque” y “cibervigilancia” son cada vez más comunes en las noticias  debido a las facilidades de acceso que tienen, tanto el Gobierno como los ciudadanos comunes, a los datos que están en internet. Un ataque cibernético o un ciberataque es el conjunto de acciones que buscan destruir o comprometer el sistema informático de una empresa, mientras que la cibervigilancia es el acceso ilegal o robo masivo de datos personales para uso comercial o delictivo.
 
El incremento de ataques cibernéticos y de prácticas de cibervigilancia ha sido notable en los últimos años, y España no ha escapado de este fenómeno. El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) resolvió un total de 123.064 ataques contra la seguridad, un 6,77% más que el año anterior. La ciberseguridad es un asunto que ya cuenta con su propia efeméride aual: cada 30 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ciberseguridad, una fecha que permite a los expertos insistir en la necesidad de cambiar la legislación para garantizar la seguridad digital y la protección de los usuarios. 
 
Contrariamente a lo que puedas crear, los ataques cibernéticos no son solo una cuestión de grandes empresas: una encuesta llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística sobre el uso de las tecnologías de la información, arrojó que el 70% de los ciberataques lo sufren las pymes y esto ocurre, precisamente, por la escaza concientización que existe sobre seguridad digital. 
 
 
Factores que debilitan nuestra seguridad digital 
 
  • El uso de teléfonos móviles, aplicaciones y TIC en general sin respaldo ni contraseñas de seguridad que protejan las información que se procesa y almacena allí. 
 
  • El uso de la nube como centro de almacenamiento de información. 
 
  • El crecimiento de los comercios electrónicos. 
 
  • El desconocimiento absoluto en materia de seguridad digital, que lleva a la falta de protección. Se estima que el 60% de las pymes no tienen una infraestructura sólida que garantice la seguridad de datos. 
 
 
¿Qué hacer para proteger mi empresa?
 
La ciberprotección es el único camino para evitar fraudes, robos, secuestros y chantajes que pueden perjudicar seriamente tu empresa e, incluso, acabar con ella. En este sentido, es necesario invertir en prevención y seguridad, de la misma manera en que vamos al médico para someternos a chequeos constantes que nos aseguren que gozamos de buena salud. Igualmente, las empresas, sin importar su tamaño deberían revisar su salud cibernética de vez en cuando para evaluar los riesgos que tienen de ser atacados y buscar maneras de minimizarlos. 
 
Actualmente existen seguros de ciberprotección que ofrecen coberturas para evitar la paralización de la empresa en caso de sufrir de un ataque. También incluyen asesoramiento continuo de profesionales, análisis de vulnerabilidad, ayuda y gestión de crisis entre otras ventajas que pueden salvarte en caso de necesitarlo.