09/11/2018. Desde hace algunos años ha ido en crecimiento la tendencia de los espacios de trabajo compartidos, comúnmente llamados coworking. Este sistema se sostiene bajo el diseño de espacios de trabajo personalizados en los que tienes la oportunidad de compartir oficina con otros profesionales y enfocar la póliza de tu seguro de negocios solo hacia la protección de tus muebles y aparatos electrónicos.

 

Los coworking se han erigido como puntos de encuentro entre profesionales que buscan espacios flexibles, bien equipados y cómodos donde desarrollar su trabajo diario. Ha sido tanta su popularidad que se han convertido en un modelo de negocio muy rentable. De hecho, hay estimaciones que prevén que para el 2020, más de 3 millones de personas alrededor del mundo, estarán operando desde estos espacios compartidos, bien sea como trabajadores independientes, o como parte de una nómina de empresa. 

 

En España la tasa de emprendimiento ya alcanza el 6%, superando a otros países europeos como Alemania, Italia o Francia, según cifras recogidas en el Informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM). Esto solo puede hacernos suponer que las ventajas de los coworking no dejarán de ser apetecibles para pequeños y medianos empresarios que buscan un espacio donde ubicar a su plantilla e iniciar operaciones comerciales. 

 

Ventajas de trabajar en un coworking

Comunidad

Esta es el principal beneficio que ofrece una oficina compartida con otros profesionales o empresas. Te permiten crear una red de conexiones entre todos los que trabajen a tu alrededor, lo que en muchas ocasiones puede ser altamente conveniente para tu negocio. En ciudades como Barcelona o Madrid, con un perfil llamativo para empresas extranjeras, es mucho más eficaz aprovechar las ventajas del networking, pues representan oportunidades potenciales de expansión o de captación de clientes. 

 

 

Ahorro

Al ser espacios compartidos, el coste del alquiler es más reducido que el que implica tener un espacio solo para tu empresa. Para las pymes este ahorro resulta muy positivo pues un coworking te permite olvidarte de gastos de infraestructura y costes operativos, permitiendo optimizar el presupuesto e invertir el dinero en otros aspectos funcionales de la empresa. 

 

 

Flexibilidad

Ya mencionábamos antes que la flexibilidad es otro de los grandes beneficios, pues en estas oficinas compartidas es posible poner tus propios horarios y que estos no sean necesariamente los de apertura y cierre del coworking.

 
La atracción de talento y la profesionalidad que ofrecen y proyectan los coworking son dos detalles adicionales que se suman a las tres ventajas anteriores. Por un lado, las empresas tienen la posibilidad de captar a mejores profesionales que se vean atraídos por la flexibilidad de estos espacios de trabajo, y por el otro, pueden hacer uso de instalaciones y tecnología de última gama que les permita optimizar su trabajo.