buenas relaciones vecinos

 

05/02/2019. Aunque veas complicado poder entenderte algún día con el vecino de arriba, esto es totalmente posible. El respeto, el buen ejemplo y el diálogo, son la base para mejorar la relación vecinal y hacer de la comunidad de vecinos un grupo de apoyo para solucionar problemas en común y vivir de manera más armoniosa

 

La mala convivencia entre vecinos solo juega en contra de todos los propietarios del edificio y es, a su vez, uno de los problemas más comunes a los que se enfrentan las comunidades. En el caso de los propietarios que habitan su propiedad, un vecino es para siempre y es imprescindible forjar una buena relación con las personas que ocupan los pisos contiguos al tuyo. Esto no solo ahorra problemas futuros, sino que puede convertir a tus vecinos en verdaderos aliados que, en casos verdaderamente exitosos, pueden encargarse de tus mascotas en un momento de necesidad o guardar una llave de repuesto de tu piso para casos de emergencia. 

¿Cómo se llega hasta ese punto? Y sobre todo, ¿qué podemos hacer nosotros como inquilinos o propietarios nuevos para adaptarnos al ambiente del edificio de la mejor manera? Hemos estado reflexionando sobre las dinámicas vecinales y queremos compartir a continuación algunos consejos que pueden servirte para evitar una situación de conflicto. 

 

Estos son algunos consejos para cuidar tu relación vecindal

Cuida la comunicación 

Es importante que cuentes con la mejor disposición al diálogo en el día a día, pero también durante las asambleas o reuniones donde se discutan temáticas de interés común. El objetivo de estas reuniones de vecinos es velar por el bienestar colectivo mediante la toma de decisiones, pero también es una oportunidad para conocer a quienes conviven y comparten espacios comunes contigo. 

Estar informados de las condiciones de cada vecino también es clave para mejorar nuestra comprensión ante ciertos hábitos, comportamientos y horarios. Por ejemplo, saber que nuestro vecino de al lado sufre de sordera parcial, nos permitirá comprender por qué el volumen de la televisión se eleva durante ciertas horas del día y concederle un poco más de paciencia. 


Respeta las decisiones comunes, aunque no estés de acuerdo
Las comunidades de vecinos son pequeños ensayos de democracia, sobre todo cuando se trata de tomar decisiones comunales mediante la votación de todos los propietarios. Acciones como cambiar el portal, renovar el seguro de la comunidad actual, efectuar obras en la fachada y demás acciones que involucren la mejora de las áreas comunes requieren de un consenso general que debe ser respetado. 


Práctica siempre las normas de cortesía 
Decir buenos días, buenas tardes y buenas noches no cuesta nada y es el primer paso para mostrar respeto y educación con tus vecinos. Ayudarlos a subir la compra si se trata de personas mayores o sostener la puerta cuando sale una madre con un bebé en su carrito también son iniciativas que suman puntos a la hora de relacionarte con ellos y servirán de aliciente para que te traten con el mismo respeto.