Allianz quiere cuidar de ti, de tu salud y de tu hogar, por eso te damos diversos consejos para evitar que aparezca moho en tu vivienda, o en caso de que tengas este problema, te explicamos como lo puedes solucionar

 

La humedad es la principal responsable de la aparición del moho, un hongo que aparece tanto enlas paredes como en alimentos descuidados en el fondo de tu despensa. Por increíble que aparezca, el moho forma parte de la familia de los hongos junto a las setas y la levadura, y aunque hay miles de clases distintas, los que suelen afectarnos más en nuestra vida diaria son las cladosporium, penicillium, alternaría y aspergillus.

 

Más allá de un tema higiénico o estético, el moho en nuestro hogar favorece la aparición de afecciones en las vías respiratorias, fiebre, tos y rinitis, siendo los niños los más vulnerables. Una exposición prolongada al moho, puede incluso llegar a afectar de manera grave a personas que sufran de asma o de alergias relacionadas. Si hablamos de enfermedades, el moho es el causante del llamado ‘síndrome del edificio enfermo’, apreciado generalmente en edificios modernos que suelen ser herméticos y contar con pocos canales de ventilación y renovación de aire.

 

Por estas razones es fundamental que cuidemos nuestras paredes durante el invierno, que al ser la época más fría y húmeda del año favorece su aparición. ¿Cómo evitar entonces que nuestra casa se ‘enferme’ y qué hacer para ‘sanarla’ en caso de que ya se esté viendo afectada? 

 

Para prevenirlo

Controlar el nivel de humedad es fundamental. Ten en cuenta que el moho se reproduce mediante esporas que, de encontrar las condiciones de humedad adecuadas, se reproducen y crean colonias que favorecen la aparición de enfermedades respiratorias como las que comentábamos anteriormente. 

 

Evita los rincones poco ventilados o con un grado alto de humedad, como suelen ser los lavabos que no tienen un sistema adecuado de ventilación y extracción de aire, o los sótanos que sirven de depósito. La ropa que no se seca bien o los materiales como la madera o el cuero también son vulnerables al moho si no se les presta el cuidado pertinente. 

 

Los deshumificadores suelen combatir muy bien la humedad en invierno y los aires acondicionados hacen lo propio durante el verano. También son recomendables los higrómetros para que puedas llevar el control de humedad y poder tomar medidas al tiempo en caso de que el grado sea muy alto. Asimismo los purificadores de aire mantienen el ambiente de tu hogar libre y previenen que las esporas se trasladen vía aérea y se instalen en otros rincones de la casa.

 

Otras estrategias que puedes utilizar para prevenir el moho es garantizar una correcta ventilación en tu casa, utilizar pinturas anti-moho que cuiden nuestras paredes, limpiar constantemente las zonas más húmedas y mantener tanto la ropa como el calzado debidamente secos.

 

Para erradicarlo

Existen en el mercado varios productos que actúan como fungicidas, pero que contienen elementos tóxicos que son perjudiciales para la salud. Por fortuna también existen fungicidas ecológicos igual de efectivos y menos perjudiciales, o en su defecto, podemos usar lejía, agua oxigenada o percarbonato de sodio para limpiar y desinfectar las zonas afectadas. 

 

Una vez que tengas todos los productos recomendados, asegúrate de aplicarlos usando guantes de plástico y mascarillas con filtros que cuiden el aire que respiras. Esto es vital para cuidar de tu salud, pues como ya hemos mencionado las esporas del moho se trasladan vía aérea y afectan principalmente las vías respiratorias.

 

Para tratar paredes lisas basta con pasar un paño húmedo para limpiar las manchas, pero si tus paredes son rugosas (como la textura que deja el yeso sin lijar) habrá que raspar y volver a enyesar para erradicar el hongo completamente. Si la superficie es de madera, un trapo o una esponja empapada en vinagre harán el trabajo de manera efectiva; si el moho está atacando tu ropa, puedes limpiarla añadiendo una cucharada de percarbonato sódico junto con el jabón y el suavizante. Es importante que después de la limpieza tomes las medidas de precaución necesarias para que el moho no vuelva a aparecer y mantengas tu casa limpia y desinfectada.

 

Para asegurar tu tranquilidad, cuenta con el respaldo de tu seguro de hogar Allianz  para proteger tu hogar de accidentes y demás eventualidades.