Los incendios, aunque ocurran de forma accidental y por pequeños que sean, pueden acabar ocasionando daños muy graves y costosos en tu hogar.  En Allianz te ofrecemos algunos consejos para evítarlos y vivir así más seguro

 

Basta un minuto de descuido para que nuestro hogar sea víctima de un incendio que ponga en riesgo tu integridad física y la de tu familia. Por ello es importante afinar las medidas de seguridad en tu casa y contar con el respaldo de tu seguro de hogar Allianz para que esté protegida en todo momento.
 
 
En nuestro hogar estamos en permanente contacto con objetos y materiales que pueden ocasionar un incendio en un descuido: tabaco, velas, aparatos de calefacción y cualquier otro artefacto que requiera de electricidad para funcionar; incluso un sistema eléctrico viejo es propenso a generar  incendios que pueden ser muy peligrosos si no se controlan a tiempo.
 
 
Lo cierto es que no hay manera completamente efectiva para evitar incendios accidentales en nuestro hogar, pero sí hay ciertas medidas de prevención que podemos implementar para reducir las posibilidades de que nos ocurran.
 

Repasemos las medidas de prevención a tomar en cuenta:

- Asegúrate de que la cocina y las habitaciones o espacios de la casa donde hayan aparatos a gas tengan una entrada de ventilación que conecte al exterior. Las acumulaciones de gases tóxicos pueden provocar explosiones letales con graves daños materiales y físicos. 
 
- Las estufas y los calentadores eléctricos pueden generar incendios por transmisión excesiva de calor, sobre todo cuando los dejamos encendidos cerca de objetos o materiales textiles como sofás, cortinas o ropa en general. Lo ideal es que operen guardando, como mínimo un metro de distancia de ellos. 
 
- Por su naturaleza, las velas son de los objetos más peligrosos que usamos en casa, sobre todo cuando tenemos niños pequeños. Además de que pueden provocar quemaduras directas, dejarlas encendidas mientras dormimos es sumamente peligroso: basta con que el viento haga de las suyas para tumbar la vela y hacer que el fuego se extienda por toda la casa en cuestión de minutos. 
 
- Los enchufes múltiples son útiles para poner a funcionar varios aparatos, pero resultan peligrosos al acumularse diferentes cargas eléctricas y elevar la intensidad de la corriente. Evítalos en la medida de lo posible o utiliza protectores de voltaje. 
 
- Fumar en la cama tampoco es recomendable y de hacerlo, es importante que te asegures de que queden bien apagadas las colillas antes de desecharlas. Piensa que si las tiras a la basura aún encendidas pueden quemar papeles, plásticos u otros residuos inflamables que pueden causar un incendio. Lo más aconsejable es usar un cenicero ligeramente húmedo para que las colillas se apaguen completamente al tocar el agua y así evitar accidentes.
 
- Asegúrate de que tu barbacoa cumpla con todos los requisitos estipulados en la normativa relativa al uso de barbacoas antes de montar una en tu jardín, principalmente para evitar que salten chispas hacia el césped que provoque un incendio.
 
 
Por último, es bueno que tengas los números de emergencia (bomberos, policías, ambulancias) a mano o en un lugar visible de la casa, de manera que puedas reaccionar a tiempo y contar con la ayuda adecuada si algo llega a ocurrir.