Si tienes sueños personales y ambiciones dentro del mundo de la inversión, es porque eres una persona ambiciosa y cuentas con habilidades para leer el mercado e interpretar tendencias. Son estas mismas características las que lo convierten en un mundo competitivo y de mucho riesgo, así que si estás pensando en incursionar como inversor quizá quieras leer los siguientes consejos para principiantes que hemos preparado para ti

 

La principal característica de un inversor es saber dónde colocar su dinero. Los seguros de inversión son una buena manera de destinar dinero a lograr un objetivo específico, aprender a dedicar tiempo para hacer seguimiento de tus ahorros y desarrollar la tolerancia al riesgo cuando se trate de alcanzar ese objetivo. También es importante tener claro que tu futuro económico viene determinado por el dinero que ganas, el porcentaje que ahorras y cómo inviertes esos ahorros. Sin embargo, nuestra tendencia es solo fijarnos en nuestros ingresos o en nuestros ahorros, pero muy pocas veces valoramos la posibilidad de invertir. 
 
 

Algunas de las opciones de inversión más importantes son:

La bolsa: cuenta con una seguridad, rentabilidad y liquidez que suele estar por encima de cualquier otro tipo de activo. Invertir en bolsa te permite dosificar tu dinero y asumir los riesgos de acuerdo a tus posibilidades; con un patrimonio bajo puedes invertir en 10 empresas distintas con costes más bajos que invertir en un piso, por ejemplo, y con una mejor diversificación. 
 
Sector inmobiliario: esta es, quizá, la opción más tradicional entre todas las que existen para empezar a invertir. Históricamente siempre ha figurado como segunda opción en cuanto a rentabilidad (detrás de la bolsa), aunque suele ser más complicado de lo que podríamos pensar, pues depende mucho del mercado y de la liberalización del suelo, que provoca caídas drásticas en el precio de los inmuebles. 
 
Renta fija: es una manera muy útil de empezar a invertir, pues es la más segura, pero su rentabilidad real es baja y no suele ser una buena inversión para mantener por un largo plazo. 
 
 

Consejos para empezar a invertir

Una vez explores las opciones que más te convenzan, debes diseñar la gestión del patrimonio y en base a ella, determinar el porcentaje total de tus ingresos que vas a invertir. Si la inversión es en bolsa, puede oscilar entre el 10 % y el 100 %. Una parte  del éxito final de tu inversión depende de la investigación previa que hagas y el tiempo de estudio que le dediques al mercado; seguir medios especializados en economía o directamente divulgadores económicos, escritores y otras voces expertas te hará formarte una opinión propia sobre lo que puedes o no hacer con tu dinero. 
 
Define la estrategia: antes de invertir debes trazar un plan sobre cómo quieres que se distribuya tu dinero. Para ello es importante el tiempo de estudio que comentábamos, pues elegir una estrategia requiere al mismo tiempo una formación y adquisición de conocimientos para llevarla a cabo. En caso de que no te sientas confiado, puedes buscar ayuda o asesoría de un economista o experto en economía. 
 
Haz un análisis de las empresas que te interesan: este debe incluir un análisis técnico que tenga en cuenta los resultados de los activos de las empresas, los gráficos de las cotizaciones y la evolución de las mismas en bolsa. 
 
Hacer seguimiento de los resultados: esto es indispensable para saber cuándo deja de ser rentable la inversión y debes buscar otras opciones.