Después de los intensos meses de frío, el verano suele ser la estación más esperada del año. Para disfrutarla, volvemos a esa casa de veraneo que tenemos cerca del mar o en una ciudad cercana. No obstante, el calor de esta época también trae consigo plagas y algunos inconvenientes domésticos, que es mejor prevenir con estos consejos para cuidar tu casa de veraneo durante los meses más cálidos del año.

 

Una casa de veraneo es una de las mejores inversiones que pueden hacerse, sobre todo porque es útil en cualquier época del año en que queramos desconectar un poco de la rutina y retirarnos un par de días a un espacio tranquilo y alejado de la gran ciudad. Las casas de veraneo suelen estar cerradas largas temporadas, por lo que la primera medida de seguridad que debemos realizar es contratar un buen seguro de hogar que cubra cualquier daño ocasionado por accidentes o siniestros ocurridos en nuestra ausencia.
 
 
Si tu casa o piso lleva cerrado todo el año, lo primero que debes hacer es abrir todas las puertas y ventanas para airear el ambiente y eliminar cualquier olor a humedad. Esto refrescará la casa y espantará a arañas u hormigas que puedan haber estado habitando allí en tu ausencia. Asimismo, asegúrate de abrir los grifos de la casa y descarga las cisternas para drenar las impurezas que suelen acumularse en las tuberías cuando se dejan de usar por demasiado tiempo. 
 
 
El tercer paso es limpiar en profundidad el polvo del suelo, de las estanterías y de los muebles. Incluye en tu limpieza los sistemas de ventilación, sea aire acondicionado o ventilador y no los enciendas hasta que estén limpios. De lo contrario puede esparcirse por el aire todo el polvo acumulado en las aspas y causar más desorden en tu casa. La cocina también requiere de una limpieza a fondo antes de ser usada; utiliza productos desinfectantes para el horno y los quemadores para que recuperen sus condiciones de salubridad. Empezar tus vacaciones en una casa limpia hará mucho más agradable tu estancia y te hará sentir como en casa. 
 
 

Recomendaciones para el regreso a la rutina

 

  • Cuando te vayas de casa y la cierres nuevamente, asegúrate de haber cerrado todas las llaves de paso, tanto las de agua como las de gas. 
 
  • Desenchufa los aparatos eléctricos, incluida la nevera, y asegúrate de dejarla completamente vacía y limpia. De lo contrario puede acumular malos olores. 
 
  • No dejes restos orgánicos ni basura, ya que pueden generar desde gusanos hasta hormigas y cucarachas que no querrás encontrarte la próxima vez que regreses. 
 
  • Cubre los muebles con sábanas para evitar que el polvo se acumule y los manche.
 
  • Coméntale a algún vecino que te marchas y mantén el contacto con él mientras no estés en tu casa de veraneo. Mantener una buena relación con quienes viven cerca de tu casa te facilitará estar pendiente de ella durante el resto del año y te permitirá reaccionar mucho más rápido ante cualquier emergencia.