Incluir un día en el parque de atracciones o una ruta por la naturaleza son sólo algunas alternativas para disfrutar de unas vacaciones con niños

 

Seguro que has escuchado en alguna ocasión aquello de “viaja ahora que cuando tengas niños…”. ¿Lo reconoces? Parece que se acaba el mundo pero, en realidad, un niño no es sino un nuevo compañero de viaje a la hora de planificar las vacaciones.  Viajar con niños es una experiencia diferente que puede despertar ciertas inquietudes entre quienes se enfrentan a la tarea por primera vez, entre otras cosas, porque queramos o no, su presencia (o ausencia) afectará al viaje.

Pero ¿sabes qué? Hay vida más allá del tradicional parque de atracciones o parque acuático. La clave está en alcanzar una combinación perfecta de planes y hacer de tus vacaciones con niños una experiencia capaz de hacer que tanto tú como tus hijos lo paséis bien.

 

Dónde viajar con niños: recomendaciones

A la hora de planificar tus vacaciones de verano debes tener en cuenta que uno de los factores principales a la hora de decidir dónde viajar con niños es la edad de los pequeños en cuestión. No es lo mismo plantear un viaje con un bebé que hacerlo con niños más mayores e independientes. Las necesidades de unos y otros son diferentes y, en consecuencia, las posibilidades de optar por un destino u otro, también.

Si se trata de viajar con un bebé menor de un año un carrito o una mochila y todo el avituallamiento propio de la edad (ropa de cambio, pañales, comida…) serán indispensables y, lo mismo (y mil ojos), con los niños de entre uno y dos años que empiezan a dar sus primeros pasos pero aún se cansan con facilidad. Ya a partir de los dos o tres años empiezan a ser más independientes y tendrás que pensar en ir cediendo peso a sus necesidades de diversión a la hora de planificar las vacaciones de verano. 

Un destino que te ofrezca la posibilidad de visitar un parque acuático, un parque de atracciones o museos para niños, puede ser una opción, aunque lejos de estos escenarios tradicionales que, sobre todo en vacaciones, pueden estar saturados, existen otros elementos que incluir en la receta de tus vacaciones con niños para que sean un éxito para ellos y para ti.

El turismo rural, ya sea en la playa o en la montaña, te ofrecerá la posibilidad de combinar el descanso en contacto con la naturaleza con actividades adaptadas a todas las edades. Si además el destino elegido cuenta con otros alicientes como zonas de agua (piscinas naturales, ríos, lagos…), la propuesta para tus vacaciones ganará atractivo.

Si, por el contrario, optas por visitar una ciudad o varias ciudades, la recomendación pasa por elegir destinos en los que no tengas que realizar grandes desplazamientos. Los pequeños suelen cansarse con facilidad de las horas de coche o tren. Si vas a conocer distintas ciudades intenta que estén próximas entre sí y, siempre que sea posible, incluye en la visita un rato de relax en algún parque o la realización de actividades donde tus hijos puedan estar en contacto con otros niños. 

 

Otras consideraciones básicas

Salvado el capítulo de cómo enfrentar la tarea de decidir dónde viajar con niños, no está de más tener en cuenta otras recomendaciones. El destino es importante pero, llegado el momento, agradecerás poner en práctica ciertos consejos para disfrutar al máximo tus vacaciones de verano. Ahí van algunas de ellas:

Documentación: Es fundamental tener todos tus papeles en regla, sobre todo, cuando se trata de unas vacaciones con niños. DNI, pasaporte, tarjeta sanitaria, seguro de viaje… Cualquier documento que pueda serte de utilidad en vacaciones debe estar actualizado así que, si aún no los has puesto al día, es un buen punto de partida para planear tus próximas vacaciones. 

Maleta: Ojo con los excesos porque unas vacaciones con niños no son el exilio o una mudanza, ni mucho menos y necesitarás tener las manos libres para poder ayudar a tus hijos. Eso sí, no olvides incluir un buen botiquín de viaje y algo de comer por si les entra hambre.

Protege a tus hijos: Es posible que el destino de tus vacaciones de verano sea un lugar concurrido y no está de más que identifiques a tus hijos por si, en un momento dado, se despistan. Pulseras o colgantes con sus datos e incluso GPS, cortesía de las nuevas tecnologías, son sólo algunos de los sistemas que puedes emplear para evitar sustos. 

Hazles partícipes del viaje: La mejor manera de hacer que tanto tú como tus hijos disfrutéis de las vacacione es que todos seáis partícipes de la preparación del viaje. Siempre que la edad lo permita, ten en cuenta su opinión. No sólo conseguirás disfrutar del camino sino que, una vez llegados a vuestro destino, habréis planificado un viaje a medida.