01/04/2018. Los accidentes domésticos pueden ocurrirle a cualquiera. Con esto en mente, hemos querido recopilar algunas recomendaciones de seguridad básicas para que nuestra casa sea un espacio seguro

 

Proteger nuestro hogar con un seguro de hogar sólido nos evita muchos dolores de cabeza y nos ayuda a cuidar nuestro patrimonio. Pero cuando llegan niños a casa, es nuestra responsabilidad como padres transformar a fondo nuestro espacio hasta lograr un ambiente seguro donde puedan dar sus primeros pasos sin temor alguno.
 
Las esquinas de las mesas, las estanterías cargadas de cosas pesadas (como libros o electrodomésticos) y las escaleras, son algunos de los lugares donde pueden ocurrir accidentes con mayor facilidad, por lo que deben ser los primeros que aseguremos. 
 
También es importante tomar las medidas de precaución necesarias para prevenir otros riesgos de índole doméstico como posibles intoxicaciones, alergias, quemaduras, caídas, heridas e incluso accidentes por descargas eléctricas. Por suerte, todos pueden evitarse siguiendo algunas recomendaciones y medidas de seguridad. 
 

Tipos de accidentes domésticos y soluciones

Caídas y golpes
Las primeras caídas de los niños suelen producirse por algo tan simple de evitar como un suelo resbaladizo. Como no siempre es viable reemplazar las baldosas o el suelo de vinilo de nuestro piso, podemos optar por instalar alfombrillas de etilvinilacetato (también conocidas como alfombrillas de goma) en el salón y convertirlo en un espacio de juegos seguro para los pequeños. De esta manera cualquier golpe, caída o tropezón quedará amortiguado por la goma y minimizará tanto el impacto, como los daños. 
Otra medida de seguridad importante es proteger las puntas afiladas de mesas, sillas y las esquinas de las paredes con protecciones redondeadas de silicona, de manera que los golpes no produzcan heridas ni traumas graves. 
 
Intoxicaciones, alergias y accidentes alimenticios
La primera norma de seguridad para evitar intoxicaciones en niños pequeños es dejar fuera de su alcance cualquier tipo de sustancia tóxica de uso doméstico (jabones, desinfectantes y demás productos de limpieza) así como los medicamentos que puedas tener en casa. En cuanto a las alergias y los accidentes alimenticios que pueden derivar de estas, lo más recomendable es hacerle una prueba médica a tu hijo para reconocer o descartar posibles reacciones adversas a ciertos alimentos y en base a ello tomar las medidas necesarias. 
 
Quemaduras y heridas 
La cocina es un área propicia para este tipo de accidentes, con lo que hay que extremar las medidas de seguridad y la vigilancia cuando nuestros hijos estén cerca. Evitar cocinar en las bases de cocción exteriores (las más próximas a ti) te ahorrará muchas preocupaciones, pues son las de más fácil acceso y en el caso de que intenten alcanzarlas, corren el riesgo de derramarse alimentos o líquidos calientes que pueden hacerles daño. También debes tener especial cuidado con las estufas durante el invierno; algunos modelos eléctricos se sobrecalientan y pueden causar quemaduras graves.
 
Otras recomendaciones generales
- Si tu casa tiene piscina, lo más recomendable es ponerle barandillas para evitar caídas accidentales y posibles ahogamientos, así como mantener vigilados a los más pequeños siempre que estén cerca del agua.
 
- Instala protectores de plástico en la base de los enchufes de la casa. De esta manera tu hijo no podrá meter los dedos en ellos y eliminas el riesgo de accidentes por electrocución. 
 
- Todos los juguetes que tu hijo manipule deben tener un tamaño adecuado a su edad. Si son demasiado pequeños, corren el riesgo de intentar tragárselos y pasar un mal rato; si son demasiado grandes para su edad pueden caerles encima y hacerles daño.