Cuando nos vamos de vacaciones siempre intentamos dejar la casa lo más segura posible. Te damos algunos consejos para que también puedas evitar posibles fugas de agua

 

Una fuga de agua no controlada puede hacer mucho daño, no solo a tu propia casa sino a la de tus vecinos. Las tuberías del baño, de la cocina y del patio, suelen ser las más vulnerables a estos desperfectos, por lo que conviene que estés atento a las siguientes señales, para detectar posibles daños y repararlos a tiempo.

 

Siempre que se trata de nuestras tuberías, cualquier detalle o señal de una fuga de agua debe ser atendida con rapidez, sin escatimar en precauciones para evitar accidentes domésticos que puedan causar daños irreparables. Aunque cuentes con el respaldo de tu seguro de hogar, las filtraciones o fugas de agua son uno de los accidentes domésticos más comunes. Además pueden agravarse si no se controlan a tiempo y que pueden desembocar en una rotura violenta (una tubería que no deja de echar agua) o progresiva (una tubería defectuosa que va dejando escapar pequeñas cantidades de agua a diario). Aunque no tengas daños visibles o no hayas tenido que reparar las tuberías de tu casa en el pasado, hay medidas preventivas que puedes tomar para no correr ningún riesgo. 
 
Revisa que los desagües de tu casa no tengan ninguna obstrucción, sobre todo en caso de irte de viaje por un periodo de tiempo prolongado. Cuando tenemos mascotas o estamos en invierno, las pelusas suelen estar a la orden del día y si no las removemos pueden acumularse y causar obstrucciones fácilmente. Para evitarlas, puedes usar filtros en los sumideros del baño y de la cocina, de manera que el agua tenga libre las vías de drenaje en caso de una posible fuga. 
 
En el mercado existen varios detectores de fugas que puedes instalar. Usando WiFi y una aplicación móvil que puedes controlar desde tu teléfono, te avisa si detecta algún daño, permitiéndote repararlo antes de que se convierta en un verdadero problema. Aunque esta sea una medida a largo plazo, bien vale la pena considerarla, pues no solo las fugas de agua pueden provocar reparaciones muy caras en nuestro hogar: una tubería averiada puede filtrar progresivamente el agua por las paredes y el suelo, causando manchas y daños en la estructura que un detector como estos podría evitarte. 
 
 
Medidas preventivas a largo plazo
Los grifos que gotean o una cisterna que pierde agua demasiado rápido son señales de que existe una fuga de agua que necesita reparación. 
 
No uses sustancias abrasivas para limpiar tu cocina o tu baño porque pueden causar desgaste en las tuberías. 
 
No uses el váter como papelera. El sistema de desagüe del váter puede diluir papel higiénico, pero si también tiramos pelos, pelusas o cualquier otro tipo de desecho, lo más probable es que se obstruya y te cause problemas. 
 
 
Otros consejos generales
Antes de irte de viaje, cierra la llave de paso de tu casa. A menos que tengas un sistema de riego automático. Cerrarlas será la garantía infalible de que no te encontrarás con una casa inundada a tu regreso. Afinar la atención a estos detalles puede marcar la diferencia y ahorrarte muchos dolores de cabeza en el futuro.