como recaudar capital

 

23/12/2019. Cuando quieres hacer realidad un proyecto que tienes en mente, conseguir el capital o la financiación para llevarlo a cabo es una de las principales batallas que tendrás que lidiar como emprendedor. Desde hacer un plan de negocios hasta contratar un seguro de empresa acorde a las necesidades de tu proyecto, todas las decisiones giran en torno al dinero, al menos en lo que respecta a los primeros meses de creación de la empresa. Hoy hablamos de 5 vías posibles para recaudar capital y arrancar.

 

Si estás buscando financiación para arrancar tu propio negocio o materializar tu proyecto, este artículo te interesa. Todas las formas legales de financiación son válidas, pero cada tiene unas condiciones que encajan mejor con los diferentes tipos de empresa, por lo que es importante definir de antemano qué tipo de negocio queremos construir, cuál va a ser su sustentabilidad y cuánto dinero necesitamos.
 

Opciones para conseguir capital para tu empresa

Crédito bancario: probablemente la opción más común y la primera que se te pasa por la cabeza cuando se trata de financiación de cualquier tipo. Los bancos siempre son una opción viable a la hora de conseguir dinero, pero paradójicamente, es una de las de las opciones más complicadas para un emprendedor, pues los bancos suelen reservarse los créditos para proyectos solventes y ya establecidos. 
 
 
Business Angels o Ángeles inversores: se trata de inversores que buscan diversificar sus dinero apostando por empresas pequeñas y/o emergentes a cambio de tener participación activa en las decisiones que se tomen en ella. Esta es una buena opción si tu proyecto es una startup tecnológica (aplicaciones, programas de diseño, fabricación de nuevos gadgets) o si tu proyecto es de corte social. Para ganar la atención de un bussiness angel o un ángel inversor es necesario presentar un plan de negocios muy bien desarrollado que les demuestre que sabes lo que haces y lo que debes hacer con su dinero para que las cosas salgan bien. 
 
 
Dinero público: aunque es una opción menos común (porque aplica solo a cierto tipo de proyectos), la ponemos en esta lista porque tiene como principal ventaja no tener que devolver el dinero que se te otorga. No suelen ser grandes cantidades de dinero, pero pueden resultar un incentivo en sí mismo que te anime a continuar hasta ver tu idea convertida en realidad. 
 
 
Familia y amigos: la antigua forma de recaudar dinero es la de pedir prestado entre tus familiares, amigos y conocidos, y convertirlos en tus principales inversores. Esta es una opción que se caracteriza por tener lazos filiales y afectivos de por medio que te ahorran el trabajo de tener que dar explicaciones detalladas del proyecto (puedes irles mostrando los avances en lugar de tener que venderles un plan de negocios, por ejemplo), y suelen ser más flexibles con la forma de devolución y el tiempo establecido para ello. 
 
 
Crowdfunding: como última opción tenemos el crowfunding, un método de recaudación de fondos en el que se apuesta por pedir financiación pública a cualquier persona que esté interesada en colaborar con el proyecto, generalmente a través de alguna plataforma como Kickstarter o Indiegogo y ofrecer algún servicio o prestación en contraposición. 
 
 
Aunque no se trata de una manera de recaudar capital per se, tanto el leasing como el renting* son dos buenas opciones para acceder a capital inmobiliario y a bienes en general sin tener que comprometerte con todo lo que implica una compra definitiva.