El invierno puede volver más peligroso conducir tu moto: la nieve, la niebla, el hielo en la calzada o la lluvia pueden provocar más accidentes de lo habitual. Te damos algunos consejos para superar esta estación sin un rasguño en tu moto.

 

Contrario a lo que muchos creen, las motos son vehículos útiles en cualquier estación y con cualquier clima. Pero la exposición a la que se somete el conductor, hace que durante el invierno requiera precauciones mucho más minuciosas, con la finalidad no solo de evitar accidentes, sino de que el viaje afecte a su salud. 

 

Para otros asuntos relacionados con el funcionamiento de tu moto o las averías que puedas presentar en la vía, infórmate sobre la cobertura de tu seguro de motos Allianz para que sepas a quién recurrir en caso de necesitarlo. 

 

Sigue estos consejos y conduce seguro en invierno:

- Equípate correctamente: aunque pueda sonar como una obviedad, el frío es el principal enemigo de los motoristas y es fundamental combatirlo con un vestuario que mantenga nuestra temperatura corporal regulada. Asegúrate de comprar unos guantes gruesos que te protejan las manos de las quemaduras que pueden sufrir al estar expuestas. Sigue con un par de pantalones térmicos y calzado específico de inverno para mantener climatizados tus pies. 

 

- Usa prendas visibles: la niebla es uno de los fenómenos que más afecta a la visibilidad durante el invierno. Si le sumamos a eso que, durante el invierno suelen haber menos horas de luz y que puede llover, las piezas de ropa fluorescente se hacen necesarias para mantenerte visible en la carretera. El casco, el chubasquero y algún adhesivo para tu moto de estos colores pueden ahorrarte muchos accidentes.

 

- Elige un casco con ventilación: hay que detenernos en esto porque al igual que los coches sufren de cristales empañados cuando la temperatura interna es muy alta, el cristal del casco también sufre de lo mismo cuando se expone a bajas temperaturas exteriores y al calor de tu propia respiración. Si tu casco no tiene estos dispositivos, los productos anti-vaho y los sistemas de pinlock te serán de mucha ayuda. 

 

- Equipa los neumáticos: las carreteras húmedas son el principal peligro de conducir en invierno, sobre todo en lugares donde las bajas temperaturas congelan la vía o la humedecen. Para evitar accidentes por la pérdida de tracción, utiliza neumáticos de invierno o cadenas que te ayuden a mantener el agarre y a evitar deslizamientos. 

 

- Cuida tu moto: las bajas temperaturas afectan al funcionamiento de tu moto si no le prestas la atención y los cuidados necesarios. Por ejemplo, antes de ponerla en marcha dale tiempo para que se caliente antes de arrancar, y después de cada viaje es conveniente ponerle un poco de agua por debajo, pues la sal y otros derivados que se suelen usar para derretir la nieve de las vías son corrosivos y puede ocasionarte daños difíciles de reparar. También es importante que te asegures de tener suficiente anticongelante para proteger el motor, así como revisar los niveles de todos los demás líquidos. 

 

De todas formas, el mejor consejo siempre es extremar la precaución. Esto es lo más importante a la hora de usar tu moto para movilizarte en invierno. Guardar las distancias, cuidado al seguir las roderas de los coches y a la hora de pasar por las curvas.