15/03/2018. Viajar con nuestros hijos en moto es un asunto de seguridad delicado al que la ley pone límites y al que, además, debemos añadirle nuestras propias precauciones. Tener en cuenta ciertos accesorios de seguridad, te permitirá viajes más cómodos y seguros tanto a ti como a los más pequeños de la casa.

 

Nadie duda de las ventajas de tener una moto propia como medio de transporte. El hecho de ahorrar combustible, sortear atascos y poder aparcar sin dificultad y gratis son algunos de los beneficios que las convierten en las favoritas de los usuarios. Solamente en Barcelona, las motos representan el 22 % del parque móvil de la ciudad, lo que evidencia que cada vez son más los conductores que se decantan por las dos ruedas para movilizarse a diario. 
 
Ya sabes que cuando se trata de protegerte, tu seguro para motos Allianz incluye un seguro básico a terceros, opción de protección al conductor e indemnización por daños. Toda una serie de modalidades que puedes elegir dependiendo de la que más te convenga. Contando con este respaldo y valorando todas estas ventajas, es lógico que muchos padres prefieran llevar a los niños al colegio en su propia moto pero, aunque las medidas de seguridad están claras para los adultos, ¿qué pasos debemos seguir para proteger a nuestros hijos?
 
 

Primer paso: la homologación de tu moto

Además de contar con el respaldo de nuestro seguro, la ley se encarga de marcar ciertos límites cuando se trata de viajar en moto con niños, además de otras normas de seguridad que repasaremos a continuación. El primero de ellos es la homologación de la moto o ciclomotor, que aparece en el permiso de circulación; para poder llevar pasajeros, el apartado de número de plazas de asiento deberá poner “2”, lo que significa que además del conductor, puede ir otro pasajero. Si solo pone “1”, no podremos llevar a nadie más, sea adulto o niño. 
 

Segundo paso: edad del niño

El Reglamento General de Circulación se encarga de marcar ciertos límites para que los menores viajen en moto sin ningún problema. Un niño debe tener 12 años o más para poder ser pasajero y en caso de que sea menor (entre los 7 y los 11 años), solo podrá ir en moto si el conductor es su padre, su madre, su tutor o algún adulto autorizado para llevarlo. 
 

Tercer paso: medidas de seguridad

Las medidas de seguridad para los niños que viajan en moto son las mismas que para los adultos: usar un casco homologado de la talla del menor que se ajuste a su cabeza, para que lo proteja adecuadamente en caso de un accidente. 
 
El niño siempre debe ir en el asiento trasero y nunca entre el conductor y el manillar de la moto, pues su peso en la parte delantera puede dificultar al conductor mantener el control del vehículo. 
 
Sus pies deben estar apoyados en los reposapiés laterales. En caso de que sea muy pequeño, existen accesorios en el mercado como los prolongadores o los asientos especiales que pueden instalarse en el asiento trasero y que les permite ir más cómodos, con reposapiés propios y con un respaldo que los proteja de heridas o lesiones en caso de algún frenazo de emergencia en el trayecto.