que es el tecnoestrés

 

25/09/2019. Nadie pone en duda el cambio significativo que ha marcado la irrupción de la tecnología en nuestras vidas, ni todos los beneficios que nos ofrece. Sin embargo, el mercado actual es tan competitivo que los trabajadores se ven constantemente obligados a manejar y desenvolverse con nuevas tecnologías que están en continua renovación y que pueden llegar a causar ‘tecnoestrés’, una nueva enfermedad que afecta seria y silenciosamente nuestra salud.

 

El término ‘tecnoestrés’ fue acuñado por primera vez en 1984 por el psicoterapeuta estadounidense Craig Broud, que había estado estudiando una nueva enfermedad causada por la incapacidad de los trabajadores de enfrentarse y convivir con las nuevas tecnologías de un modo saludable para su salud mental. Este fenómeno, según indica Broud, supone un aumento en la activación fisiológica y psicológica de los trabajadores para realizar tareas efectivas en menos tiempo. Por sí solo, este estímulo no es malo, pero cuando se empieza a generar de manera repetida y continua trae consecuencias graves para la salud. 
 
Sin embargo, mucha agua ha corrido desde 1984 hasta nuestros días. A esa angustia laboral también se le suma el uso ininterrumpido de aparatos como el móvil o la Tablet, y que muchas veces se exige fuera de horario laboral para responder correos, contestar mensajes o llamadas que distraen al trabajador de sus asuntos personales y le restan tiempo de sus horas libres. 
 

Síntomas del tecnoestrés 

Los expertos aseguran que el primer síntoma de este mal es la ansiedad, un sentimiento que puede manifestarse en forma de episodios de irritabilidad o con rechazo a cumplir instrucciones para el correcto funcionamiento de algún equipo. A nivel físico, algunos de los primeros síntomas son dolor en el cuello, cervicales o espalda; irritabilidad en los ojos o vista borrosa, problemas de sueño, dolores en el brazo o en el hombro derecho… 
 
Generalmente notamos el tecnoestrés cuando ya es demasiado tarde. Por ello los especialistas aconsejan realizar pequeñas acciones diarias que nos ayuden a evitarlo y que le permitan a nuestro cuerpo y a nuestra mente desconectarse un rato. Por ejemplo: 
 
Haz pequeñas pausas: lo más recomendable es que, por cada hora de trabajo frente a la pantalla del ordenador o de cualquier otro dispositivo móvil, te tomes 10 minutos de receso para descansar los ojos, despejar la mente y tomar aire. 
 
Enfocarte en una tarea a la vez: el multitasking es realmente dañino para nuestra salud mental y es combustible para sufrir de tecnoestrés. Lo mejor es ir terminando una tarea a las vez y limitar el tiempo de uso y distracción con el móvil para lograrlo. 
 
El tiempo de ordenador es para eso: es muy frecuente que queramos ganar tiempo comiendo frente al ordenador o responder llamadas mientras estamos resolviendo asuntos en él, pero lo mejor es no hacerlo. Como dijimos antes: una tarea a la vez. Esto incluye saber desconectarte a tiempo, marcar tus límites y olvidarte del aspecto laboral hasta que empiece la siguiente jornada de trabajo. 
 

Tipos de tecnoestrés

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo de España, afirma que existen varios tipos de tecnoestrés, dependiendo de los síntomas que presentes: 
 
Tecnoansiedad: es el tipo de estrés más habitual y suele manifestarse con altos niveles de activación fisiológica que causan malestar. Producto de esta ansiedad, algunas personas desarrollan un miedo irracional a las nuevas tecnologías conocido como tecnofobia. 
 
Tecnofatiga: es parecida al síndrome del quemado, pues conlleva cansancio y agotamiento mental por el uso continuado y excesivo de nuevas tecnologías. Adicionalmente también se habla de un tipo específico de la tecnofatiga llamado ‘síndrome de la fatiga informativa’, que se produce por al exposición, consumo y manejo excesivo de información de todo tipo. 
 
Tecnoadicción: contraria a la tecnofobia, la tecnoadicción se caracteriza por la imposibilidad de estar desconectados de las TIC y la necesidad compulsiva de estar al tanto de todo lo que ocurre mediante ellas. Este comportamiento también causa malestar y consecuencias negativas tanto físicas como mentales en la vida del individuo. 
 
Si crees que el tecnoestrés te está afectando, recuerda que puedes pedir visita con un doctor de tu seguro médico de Allianz. Ellos podrán hacerte un historial y todas las pruebas necesarias para alcanzar un diagnóstico.