reforma-piso-allianz

 

30/10/2018. Las reformas de baños y cocinas son algo habitual en casa e, incluso en estos escenarios, es posible realizar reformas al amparo de la llamada ‘obra seca’.

 

Embarcarse en una reforma puede parecer una idea atractiva y aterradora a partes iguales. Por una parte, dotar de nueva funcionalidad y atractivo a nuestro hogar suena tentador pero, más allá de la inversión económica, el camino de lidiar con las incomodidades y molestias de una obra puede parecer un peaje demasiado caro. 
 
Las reformas de baños y cocinas, por ejemplo, pueden suponer toda una prueba de fuego para tu paciencia aunque, en función del estado original e, incluso, los propios objetivos a la hora de reformar una casa, existen multitud de recursos para minimizar las incomodidades propias de una reforma.
 
La llamada obra seca es una manera de acometer reformas sin obras aunque, dentro del universo de posibilidades a tu alcance para transformar por completo tu hogar, hay múltiples alternativas. ¿Estás pensando en realizar una reforma? En este post te damos algunas ideas para que puedas reformar tu piso sin demasiadas complicaciones. ¡Echa un vistazo!
 

Obra seca: todo lo que necesitas saber

Cada vez es más frecuente oír hablar de ella y es que, la llamada "obra seca" ha supuesto toda una revolución en el mundo de las reformas. En la práctica, se trata de intervenciones en las que no se utilizan elementos o materiales húmedos, de manera que se eliminan los tiempos de secado ya que, los recursos utilizados para este tipo de reformas sin obras van encastrados, clavados o pegados. 
 
Este sistema de trabajo ofrece ventajas tales como la rapidez, el abaratamiento de los costes, los excelentes resultados o la reducción de las molestias en términos de intrusión, limpieza o similares, propios de las reformas tradicionales. Además, puede recurrirse a la llamada obra seca para multitud de reformas desde tabiquerías a forjados, pasando por suelos, cubiertas o fachadas. 
 
¿Buscando inspiración en reformas de baños o lo tuyo es darle una nueva imagen al conjunto del hogar? Tanto si se trata de una intervención parcial, por ejemplo, la reforma de la cocina, o de la casa en general, la obra seca te ofrece múltiples alternativas en términos de reformas sin obras. Aquí tienes algunos ejemplos:
 
Divisiones espaciales: las placas de yeso (pladur) son un material frecuente en este tipo de reformas sin obras y, dado que se presentan en diferentes grosores, puedes emplearlas tanto para crear falsos techos en los que incorporar nuevos sistemas de iluminación, levantar tabiques para crear una nueva distribución en tus interiores o incorporarlas al capítulo del mobiliario en forma de estantes.
 
Decoración de paredes: Otra reforma que puedes llevar a cabo recurriendo a la obra seca tiene que ver con la ‘envolvente de tus espacios’. ¿Qué tal cambiar el revestimiento de las paredes de la cocina sin obra? ¿Por qué no darle un toque de calidez al salón con una boiserie? Los paneles metálicos y la madera se instalan fácilmente y te permitirán cambiar por completo la estética de cualquier ambiente sin tener que embarcarte en grandes intervenciones.
 
Cambia los suelos: Los suelos tampoco escapan a las tareas habituales a la hora de reformar una casa. Los pavimentos vinílicos o la tarima flotante pueden convertirse en grandes aliados, por ejemplo, a la hora de reformar el baño sin obras aunque son perfectamente válidos en cualquier otra habitación de la casa. De hecho, ambos pueden instalarse sobre suelos antiguos y, en el caso de la tarima flotante, puedes incluso aprovechar para colocar un sistema de calefacción radiante.
 

Otras ideas para reformar tu casa sin obras

El diseño y la decoración de interiores ponen a tu disposición un sinfín de recursos capaces de reformar tu piso sin tener que embarcarte en grandes reformas. Más allá de las tareas incluidas en el capítulo de la obra seca, elementos como el mobiliario, la iluminación o los textiles pueden transformar por completo tu hogar eliminando por completo las incomodidades propias de una reforma.
 
Mobiliario: No solo dota de personalidad los ambientes sino que, además, contribuye notablemente a la estética del conjunto. Los muebles son un recurso de lo más práctico a la hora de renovar una cocina sin obras, el salón, el baño… Basta con añadir unos muebles auxiliares coquetos, alguna pieza en cristal a medida o un armario funcional para añadir encanto a las composiciones.
 
Iluminación: Como en el caso anterior, la contribución de las lámparas a la imagen de tu hogar puede ser importante. Puedes incluir nuevos puntos de luz al tiempo que colocas las placas de pladur o, sencillamente, renovar los enchufes e interruptores para darle un aire renovado a tus ambientes. 
 
Colores: La pintura es otra de las reformas frecuentes en el hogar aunque, si quieres minimizar al máximo las molestias y garantizar unos resultados a la altura de tus expectativas, contactar con un pintor profesional es fundamental. Además, siempre puedes aprovechar el cambio de color de las paredes para introducir contrastes en forma de cojines, alfombras o accesorios decorativos.
 
 
¿No sabes por dónde empezar la reforma de tu casa? Solicita asesoramiento a los expertos de Repair4U y déjate sorprender por las posibilidades que ofrece tu hogar en manos de profesionales.