señales negocio no marcha

 

04/10/2019. Cuando las ventas han caído, las deudas con los bancos se empiezan a acumular y los números empiezan a estar siempre en rojo, es momento de buscar soluciones eficaces para que tu negocio no termine irremediablemente afectado. Pero más allá de las pérdidas, hay muchas más señales que indican que algo no va bien y es necesario conocerlas para atajarlas a tiempo.

 

Cuando estás al mando de una empresa y eres responsable de su buen funcionamiento, tu foco de atención debe ser más amplio que el del resto para asegurarte de que todas las áreas funcionen de manera óptima. No solo los balances económicos deben ser favorables; la comunicación entre departamentos, el buen ambiente entre compañeros y el reparto de la carga de trabajo deben estar equilibrados para que a nivel interno todo funcione correctamente. Los síntomas de que algo no anda bien en la empresa pueden presentarse en todos los niveles... ¿Algo de lo que te contamos a continuación te suena conocido?
 
 

Síntomas de que algo falla en tu negocio 

Mala comunicación: si antes había un intercambio fluido de opiniones e impresiones sobre el rumbo de la empresa y ahora apenas se habla entre socios o entre directivos y empleados, algo puede estar pasando. Mantener una buena comunicación entre los diferentes equipos de trabajo es una tarea diaria que debe moldearse a las nuevas incorporaciones para que la cadena de mando no se diluya ni se rompa. La mala comunicación es el principal desencadenante de muchos otros problemas que afectan al funcionamiento global del negocio y a la  productividad.
 
Desencuentros entre directivos o departamentos: este es uno de los problemas derivados de los que hablábamos en el punto anterior. Cuando la comunicación no es fluida, se generan roces entre compañeros que entorpecen el flujo correcto de trabajo. Cuando esto ocurre entre directivos, la toma de decisiones también se ve entorpecida, por lo que es conveniente hacer un alto para analizar el por qué están ocurriendo estos desacuerdos, reconocer a los síntomas y resolverlos. 
 
Pérdida de un cliente importante: este es uno de los posibles síntomas de que algo va muy mal en la empresa. Cabe aclarar que no siempre que perdemos un cliente importante o un proveedor, la culpa es nuestra; puede ocurrir también por problemas internos del mismo proveedor o por crisis financieras del cliente que exigen recortes. Pero cuando la responsabilidad recae en nosotros, conviene analizar qué nos ha llevado a devaluar el servicio o la calidad de nuestro producto para alejar a un cliente que ya estaba captado. Cada caso merece su estudio para poder mejorar la situación y volver a llevarla a su punto de partida. 
 
Aumento en las quejas: no solo por parte de nuestros clientes, sino de los mismos empleados. Las quejas en masa son un indicador claro de que hemos perdido capacidad competitiva, por lo que deben ser analizadas para saber dónde está el problema y solucionarlo cuanto antes.  
 
Desmotivación del equipo: esta es una señal clara de que algo está ocurriendo y en muchas ocasiones se manifiesta en forma de depresión, estrés, malestar y bajas de personal que, finalmente, llevan a un descenso en la productividad de la empresa. Cuando el trabajador deja de sentirse involucrado en los proyectos en los que participa, las ganas que le pone a cada tarea son inferiores al de aquel que sí lo hace. ¿Qué hacer ante este panorama? Hacer una encuesta de satisfacción laboral puede ser buena idea para saber con qué no están contentos tus empleados y cómo puedes trabajarlo. 
 
Si las quejas aumentan, será positivo tener contratado un seguro de Responsabilidad Civil que te pueda ayudar en caso de que un cliente, proveedor o colaborar te denuncie por algún perjuicio. Con tu seguro de negocio no solo tendrás asistencia jurídica, sino también esta garantía de RC para estar seguro en caso de causar algún perjuicio a un tercero.