vender por internet

 

05/02/2019. Son muchos los creen -erróneamente- que montar un negocio por internet o vender tus productos y servicios mediante este canal es un asunto fácil que consiste en abrir una web y empezar a percibir los beneficios. La realidad es mucho más dura. Repasa los siguientes consejos que te damos para empezar con buen pie en el fascinante mundo de las ventas por internet.

 

Internet es un escaparate monumental para tus servicios, productos o proyectos y ofrece un sinfín de oportunidades para quienes desean empezar su primer negocio y/o para quienes desean potenciar el que ya tienen, modernizarlo, acercarlo a nuevos públicos e incrementar el alcance, las ventas y la influencia que tienen en el sector específico al que pertenecen.

 

Para esto es importante tener muy claro que, en el momento presente, un negocio que no tenga presencia online es un negocio incompleto que ve reducido su alcance a un mercado meramente local. Recuerda que al comercializar cualquier producto ya sea a nivel digital o físico, es importante tener un seguro de negocio que cubra la responsabilidad civil, para proteger tus clientes ante cualquier error de la empresa.

 

¿Qué tener en cuenta a la hora de vender por internet?

La primera venta es la primera meta: el éxito de un e-commerce es inmediato y esta es una de las percepciones erróneas con la que los empresarios o emprendedores suelen empezar sus proyectos online. En vez de enfocarte en lo macro, el consejo de los emprendedores exitosos es que te enfoques en realizar una venta, la primera, y comprobar que, si fuiste capaz de completarla, podrás hacer dos, tres, cuatro o mil.

 

Equivocarse es válido: no hay reglas escritas sobre cómo usar internet porque evoluciona y se reinventa constantemente. Las fórmulas de éxito de un negocio no necesariamente funcionarán con otro, así que la única manera de aprender es equivocándose. Lo que antes podía parecer como un fracaso, ahora es un punto de partida para hacer las cosas cada vez mejor y eso, en el mundo de las ventas online es mucho mejor hacerlo al principio de manera barata antes de empezar a invertir grandes cantidades de dinero y pagar más caro las novatadas. 

 

Define una estrategia digital: hace poco hablábamos de cómo crear una estrategia digital exitosa y de la importancia de hacerlo de cara a tu presencia online corporativa. Acciones de SEO, SEM, manejo de redes sociales, creación de comunidad y transformación de clics en clientes son algunos de los objetivos que se pueden lograr aplicando las técnicas necesarias. Por ejemplo, la creación de contenidos acercará a tus seguidores a tu producto y el e-commerce debe ir acompañado de un trabajo de redes que difunda las novedades y mejoras de tu negocio. 

 

Encuentra tu nicho: esto va muy ligado al tipo de cliente que quieres atraer y a la estrategia que diseñes para lograrlo. Tener claro a quién le estás hablando, a quién te estás dirigiendo y qué es lo que puedes ofrecerle allanará el camino a la hora de preparar el producto final que vas a ofrecer. 

 

No hagas un plan de marketing a la inversa: es importante conocer el volumen de mercado que tienes, pero no aconsejable hacer planes sobre porcentajes imaginarios y cálculos basados en expectativas de ventas irreales. El tráfico de tu web o los seguidores en tu Instagram no se traducirán necesariamente en ventas, y es importante que las proyecciones que hagas sean tan razonables como sea posible, sin inflar las ventas. De esta manera trabajarás sabiendo lo que tienes e irás notando el crecimiento paulatino sin llevarte una sorpresa desagradable.