seguros-para-aticos-allianz

 

08/11/2018. Los áticos son uno de los inmuebles más deseados en el mercado, sobre todo en el sector de compra y venta de pisos nuevos, pero por su naturaleza, son más escasos de encontrar y un poco más caros que el resto. La decisión de comprar o no un ático para vivir, está llena de puntos a favor y en contra que debes considerar y de los que vamos a hablar a continuación.

 

Si estás buscando invertir en un piso y convertirlo en tu nuevo hogar, este quizá sea el artículo para ti. Hoy queremos hablar de los áticos, una opción con mucho potencial pero también con una serie de desventajas que no son negociables para todo el mundo. Antes de entrar en materia, queremos dejar claro que, sin importar la decisión que tomes, sabes que cuentas con nuestro seguro de hogar para tu nueva vivienda. Dicho esto, empecemos de lleno con las ventajas que te ofrece un ático.

 

Ventajas de comprar un ático

La primera de ellas es que por lo general tienen muchas entradas de luz natural por estar en lo más alto de un edificio. Suelen ser pisos muy abiertos, generalmente con un gran ventanal que deja pasar perfectamente la luz, lo que los convierte en lugares muy codiciados para aquellos que buscan crear un hogar con un ambiente tranquilo, con mejores posibilidades de decoración y un aprovechamiento máximo del sol que no siempre disfrutan los pisos más bajos.

 

Por esa misma condición de altura, los áticos suelen tener terrazas (aunque no es una regla), lo que añade valor al precio final por la posibilidad de disponer de ese espacio extra para disfrutar del ambiente, tener un pequeño jardín o simplemente pasar un rato agradable con tu familia o con tus amigos. Las terrazas permiten instalar todo tipo de mobiliario para el disfrute y el descanso, separando el espacio de descanso de la privacidad que ofrece el interior de la casa.

 

La tercera gran ventaja es que la altura también trae consigo vistas impresionantes si la orientación y la ubicación del ático lo permiten. Quizá en los meses de frío esto no tiene mucha relevancia pero cuando empiezan a subir las temperaturas y los días se alargan, unas buenas vistas desde tu casa se agradecen el doble.

 

Por último, un ático ofrece privacidad, pues generalmente es el único piso de la última planta y los vecinos más cercanos son los de abajo. Asimismo el tránsito de personas es mucho menor y esto significa que tendrás menos ruidos al otro lado de tu puerta.

 

Inconvenientes de comprar un ático

La principal desventaja es, por supuesto, el precio. Toda esa exclusividad que mencionábamos antes, junto al espacio exterior añadido y la posibilidad de tener la menor cantidad de vecinos posible suele tener un coste más elevado por metro cuadrado que en otras modalidades.

 

Otro de los inconvenientes que puede influir tiene que ver con el clima, y es que en invierno y en verano las temperaturas pueden anular la posibilidad de utilizar terrazas o abrir ventanales, ya que al no tener ninguna barrera que corte el viento frío o caliente, nuestro ático se lo recibirá completamente. Además de esto, por estar en la cumbre del edificio, puede requerir de aires acondicionados o calentadores que mejoren el clima cuando sea necesario, lo que implica una mayor inversión energética.