14/04/2018. Cuando hacemos algún tipo de obra en nuestro hogar, debemos prestar especial atención a todos los detalles relacionados a la reforma, incluida la seguridad de las personas que la llevarán a cabo. Sigue leyendo este artículo para saber cómo tu seguro de hogar puede apoyarte en una situación como esta.

 

Mejorar la distribución del espacio y el aspecto de tu hogar es un proyecto que ilusiona, haciendo que las molestias causadas por la suciedad, el desorden y el ruido no sean nada en comparación con la emoción de estrenar cocina, baño o habitación nueva sin tener que cambiarte de domicilio.  Entrar en reformas es una decisión muy importante, y para ello, debes contratar profesionales que te ofrezcan soluciones eficientes a los problemas que quieras solucionar. Por eso, se hace necesario tomar las medidas de precaución necesarias para garantizar la seguridad de todos los profesionales involucrados en caso de accidente.
 
Lo primero que debes saber es que, contratar a uno o varios albañiles, te convierte en el contratista de la obra, y si bien es cierto que tu seguro de hogar puede tener servicio de bricolaje o incluso, llegar a cubrir algún desperfecto, no cubre los posibles accidentes que los trabajadores puedan tener durante la jornada laboral. Ante este escenario lo más recomendable es que hables con tu asesor de seguros para evaluar las pólizas más convenientes para asegurar a trabajadores temporales contratados por ti. 
 
Esta es una de las razones de peso por la que los expertos recomiendan no contratar trabajadores sin contrato previo y, en la medida de lo posible, evitar obreros que trabajen de forma independiente. Sin embargo, si lo que necesita tu casa son cambios pequeños y no te sale a cuenta contratar los servicios de una empresa, debes exigir cierta documentación antes de cualquier contratación, de manera que cuentes con las garantías necesarias ante un accidente laboral, un reclamo por irregularidades en la obra o el abandono de la misma antes de finalizarla.
 
 
¿Qué documentación exigir?
Los modelos TC1 y TC2 de la Seguridad Social para verificar las cuotas de cotización de cada trabajador que vaya a participar en la reforma. 
Un seguro de accidentes. 
Un seguro de Responsabilidad Civil extracontractual que cubra como mínimo 300.000 euros. 
Documentación que demuestre que no tienen deudas con Hacienda ni con la Seguridad Social. 
Las facturas pertinentes por concepto de finalización de obras, que servirán de garantía para cualquier reclamo.
 
 
Otras recomendaciones generales 
Si vas a contratar a una empresa, comprueba sus antecedentes buscando el CIF para asegurarte de que no tiene reclamos ni denuncias por mala praxis. Si por el contrario piensas contratar trabajadores autónomos, debes verificar que estén dados de alta en el Régimen de Autónomos, al día con sus impuestos y con toda su documentación en regla. Contratar trabajadores irregulares puede parecer una buena manera de ahorrar dinero, pero puede salirte caro a nivel legal.