Casi dos peatones al día mueren por atropellamiento en España y la cifra de heridos es incalculable, razones de peso para agudizar los cuidados al volante y cumplir las normas peatonales al pie de la letra. También es importante tener claro qué hacer y cómo reaccionar ante un accidente, pues una reacción oportuna puede evitar daños mayores

 

El cumplimiento de las normas de tráfico por parte de peatones, ciclistas, conductores de vehículos a motor y demás transeúntes de las vías públicas, es indispensable para evitar accidentes fatales. Aunque la ley sea mucho más severa con los conductores de coche (la culpa siempre es suya hasta que se demuestre lo contrario), también lo es en cuanto a lo que debemos hacer ante un atropello en la vía como testigos. Tal como lo estipula el artículo 129 del Reglamento General de Circulación, que establece que cualquier usuario de las vías que se vea implicado, presencie o tenga conocimiento de un accidente de tráfico, está obligado a auxiliar o pedir auxilio para las víctimas, colaborar para evitar mayores daños, ayudar o restablecer la circulación y aclarar los hechos en la medida de lo posible.
 
Esto involucra a peatones y ciclistas, que aunque no requieren de un permiso específico para circular, son parte activa de la dinámica vial y las principales víctimas de accidentes causados por vehículos de motor. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer, tanto si cometes un atropello como si lo presencias, es detenerte y prestarle ayuda a la o las víctimas, pedir ayuda si es necesario, velar para que los elementos involucrados en el accidente permanezcan en el mismo lugar, para no alterar la escena, y esperar a que llegue la policía para registrar el hecho.
 
Si en el accidente ha resultado afectado el conductor del vehículo, ayúdelo a salir, siempre que no pongas en peligro ni tu bienestar ni el suyo, para que pueda dar cuenta de lo que pasó. Aunque estamos obligados a prestar los primeros auxilios que sean necesarios, lo más recomendable es no mover a los malheridos hasta que lleguen los servicios de emergencia y, en caso de ser posible, pedirle sus datos personales para dar el parte completo a los médicos y a la policía en cuanto lleguen. Si eres el conductor y responsable del accidente, tendrás también que revisar la póliza de seguro de tu coche para saber cuál es el alcance de esa cobertura y hacer las llamadas pertinentes para que el servicio técnico venga a ayudarte. 
 
Es necesario tomar en cuenta que en casos de atropello la culpa casi siempre es del conductor, salvo en contadas ocasiones como en el caso de que la víctima se haya aparecido repentinamente sin darle tiempo de esquivarla, o si intervino una fuerza extraña al funcionamiento del vehículo o la manera de conducirlo, como un fenómeno natural. De lo contrario, la víctima tendrá derecho a reclamar una indemnización por daños y prejuicios,  y el conductor tendrá que afrontar dicho reclamo.
 
 
Recomendaciones generales 
 
Según la Ley de Responsabilidad Civil, los conductores deben ceder el paso a peatones en caso de: 
 
  • Estar frente a un paso peatonal señalado. 
  • Estar frente a un cruce para entrar en otra vía con peatones cruzándola, incluso cuando no haya un paso peatonal marcado. 
  • Estar frente a un cruce en un arcén por el que vayan peatones, incluso si no tienen zona peatonal señalizada. 
  • Estar en una zona de recogida de pasajeros. 
  • Estar frente a tropas en formación, comitivas organizadas y filas escolares