El proceso de obtención de fondos para financiar un proyecto con potencial valor empresarial requiere paciencia, cabeza fría y la convicción plena de que tu idea merece una oportunidad. La figura del business angel aparece providencialmente para llevar ese proyecto a la realidad, pero es necesario convencerlos de ello. ¿Quiénes son? ¿Qué buscan? ¿Cómo convencerlos? Todo a continuación.

 

Conseguir fondos para desarrollar una idea de negocio es el primer y mayor reto de un emprendedor, pues consiste en conseguir aliados que crean en esa idea y pongan de su dinero para llevarla a cabo. El mundo actual está lleno de startups millonarias que lograron con su idea romper paradigmas dentro del negocio y la misma Google fue una de esas pequeñas empresas con una gran idea que requería inversión. Muchos emprendedores utilizan sus propios fondos y se autofinancian, pero según estadísticas informales, nueve de cada diez startups fracasan y para un emprendedor perseverante, no hay presupuesto que alcance para costear los intentos. 

 

Así como existen los inversores tradicionales, existe también la figura del business angel, un tipo de inversionista con el dinero suficiente para invertir en empresas pequeñas o emergentes a cambio de obtener una participación activa o un porcentaje de las acciones de la compañía.

 

¿Qué buscan los business angels en los emprendedores? Generalmente buscan ideas innovadoras, con un equipo capacitado y con un plan de negocios que los convenza de invertir en ella. Estar entregado por completo al nuevo proyecto les genera confianza y juega a favor de los emprendedores que buscan apoyo. También valoran el dinero propio que se haya invertido, pues el sacrificio personal involucrado les transmite la sensación de estar lidiando con personas responsables que harán lo posible para emplear bien su dinero. 

 

Los errores que cometen los emprendedores ante los business angels

Las inversiones en proyectos de emprendedores acarrean un riesgo enorme, pero también prometen un retorno alto que puede multiplicar la inversión inicial. Los business angels suelen poner dinero en varias startups con la esperanza de que alguna de ellas prospere y compense el resto. Por otro lado, muchos emprendedores cometen el error de creer que será fácil vender su idea y se confían en su discurso. 

 

La preparación es la clave: se debe investigar al posible inversor, saber de antemano en qué otras empresas ha invertido y encontrar la manera de crear un resumen ejecutivo que exponga los puntos fuertes del proyecto y convenza. En caso de no conseguirlo, es necesario ser perseverante y tomar la experiencia como punto de crecimiento y no como razón para rendirse. El rechazo es parte de la carrera de un emprendedor y su principal motor de evolución