Comprar una moto nueva o cambiar tu medio de transporte siempre es una decisión difícil. Te damos algunas claves para tener claro cuando es el momento adecuado

 

Al igual que los coches, la vida útil de una moto depende de los cuidados que le des, los kilómetros que recorras y el manteniendo que reciba mientras la tengas contigo. También inciden la marca y el lugar donde se utilice, ¿pero cómo saber cuándo ha llegado el momento de cambiarla? 

 

Las motos son uno de los medios de transporte más populares sobre todo en grandes ciudades, por su rapidez con la que sortear los atascos y lo cómodas que resultan para desafiar la rutina diaria. 


La mayor desventaja que se le suele atribuir es que son más propensas a ser objeto de accidentes de tráfico, y aunque esto no sea del todo mentira, tampoco es del todo cierto: la educación vial cada vez es mayor cuando se trata de las motos y las bicicletas, dos de los medios de transporte que compiten con los coches en la vía y que por su tamaño requieren especial atención cuando vamos como conductores. 


Pero volvamos a la vida útil de tu moto. Es normal que con el correr de los años, nuestra moto vaya acumulando fallos y averías que resientan nuestro bolsillo y llegue un momento en el que nos preguntemos si nos saldría más a cuenta cambiarla que seguirla reparando. 


Lo cierto es que para esa pregunta no hay una única respuesta; los fabricantes le dan un tiempo medio de vida de 12 a 15 años, siempre teniendo en cuenta el mantenimiento y los cuidados que se les dé. Muchas de las partes de una moto requieren cambios y revisiones periódicas como el aceite, el refrigerante y la cadena, que de no hacerse pueden acelerar su deterioro. 

 

¿Qué dice el kilometraje?
La cantidad de kilómetros recorridos tanto con tu moto como con tu coche es un indicador muy útil para saber si es momento de jubilar y reemplazar tu modelo o, si por el contrario, aún podemos sacarle provecho. Esto nuevamente depende de varios factores, el más importante de ellos, el estado de las carreteras por las que sueles transitar. 


Si tu moto es de uso rural y transitas por vías destapadas, seguramente durará mucho menos que una moto de ciudad, pero si has alcanzado los 10 mil kilómetros puedes ir pensando en un remplazo, pues es más o menos la media de una moto durante sus 12 años de vida. Puedes ir detectando señales de deterioro por el estado del tubo de escape, las estriberas, el manillar o el sillín y aplicar los cambios necesarios para alargar su tiempo de vida. 


Como ves, depende de ti y de tus propias conclusiones decidir si es momento de comprarte una moto nueva o no. Lo que no puedes pasar por alto es tener tu seguro de moto al día para cubrir cualquier eventualidad.