Siempre es un buen momento para empezar a conducir una moto, ¿pero hasta cuándo es prudente estar tras el volante? La edad límite para conducir depende mucho de las circunstancias particulares de cada persona, pero hay ciertas señales que podemos tener en cuenta para evaluar si seguimos en condiciones de conducir con seguridad o no

 

Llevar las riendas de un vehículo en la vía pública implica un grado de responsabilidad del que no siempre somos consencientes. Es por ello que las condiciones físicas que tengamos a la hora de conducir son fundamentales para completar nuestro trayecto sin provocar daños a terceros ni a nosotros mismos. Es innegable que nuestras facultades van disminuyendo a medida que vamos envejeciendo y es necesario tomar las medidas necesarias para evitar accidentes en la vía que puedan perjudicar nuestra salud: los pequeños choques o daños que pueda sufrir tu moto están cubiertos por tu seguro de moto, pero tu vida no tiene precio.

En España, la edad mínima para conducir una moto de 50 c. c. es de 15 años y no puedes llevar un acompañante hasta los 18. Sin embargo, no existe una edad límite para conducir, pues depende de las características y circunstancias personales de cada persona. Lo que sí especifica la ley es que a partir de los 60 años es posible conducir según las condiciones físicas que se presenten. Según datos recogidos por la Dirección General de Tráfico, en España el 12 % de los conductores son mayores de 65 años y el 94 % de personas entre 65 y 74 años tiene un carné de conducir en vigencia.
 
Enfermedades como el Parkinson, las cataratas e incluso la diabetes disminuyen nuestra capacidad de conducir con seguridad. Un estudio llevado a cabo por el director del Departamento de Edad del Instituto Tecnológico de Massachussetts, Joseph Coughlin, determinó que para ver bien de noche, un conductor de 40 años necesita 20 veces más luz que uno de 20 años. Esto nos da una idea de la cantidad de luz que necesita una persona de más de 70 años para ver con claridad mientras conduce su moto.
 

¿Cómo afecta la edad a la conducción?

Si como motorista te sientes seguro, eres consciente de las limitaciones que tu edad y tu condición física pueden imponerte, debes hacerte chequeos médicos periódicos para garantizar tu seguridad y la de los demás. Es innegable que después de los 60 años, la pupila se empequeñece y las dificultades para adaptarse a los cambios de iluminación se acrecientan. Esto es particularmente importante porque en la vía estamos expuestos constantemente a las luces de otros vehículos y a la oscuridad de la noche, por lo que también nuestros actos reflejos deben ser óptimos para poder reaccionar a tiempo en caso de que se presente un accidente o un peligro inminente que debamos evitar.
 
Esto cobra especial importancia cuando nos movemos en moto. Son varios los estudios llevados a cabo en universidades estadounidenses que demuestran que las personas de más de 60 años tienen más riesgos de sufrir lesiones serias y acabar hospitalizados por accidentes en la vía que personas más jóvenes.
 
Como mencionábamos antes, no existe una edad límite en España para dejar de conducir, pero existen ciertas limitaciones que aplican a personas de más de 65 años, como renovar el carnet de conducir tipo B, A1 y A2 cada 5 años en lugar de cada 10, y de sufrir alguna enfermedad notoria, el tiempo de renovación se puede reducir a 2 o 3 años. En el caso de los carnets especiales BTP, C1, C1 + E, C, C + E, D1, D1 + E, D y D + E-, deben renovarse cada 5 años hasta que el portador cumpla 65 años. Pasado ese límite de edad, la renovación será necesaria cada 3 años.