edad seguro vida

 

Los seguros de vida cobran importancia a medida que vamos creciendo y adquiriendo las responsabilidades propias de un adulto como la familia, empresa, capital o legado económico que proteja a tus seres queridos ante un eventual fallecimiento. ¿Pero quién dice a qué edad nos convertimos en adultos? Y si nadie lo dicta, ¿cuándo es conveniente entonces pensar en contratar un seguro de vida?

 

Hemos repasado ya lo que es un seguro de vida, sus ventajas y la importancia dentro de una correcta planificación financiera.* Como ya sabemos, este tipo de póliza puede contratarse con coberturas muy completas para casos de enfermedad y/o muerte y sobran las razones para contratar uno: proteger a tu familia de deudas de las que tengan que encargarse cuando no estés, asegurar el futuro académico de tus hijos… En resumen, un seguro de vida te brinda seguridad, tranquilidad y protección en todos los sentidos. 

 
Hemos hablado también de la importancia de empezar a ahorrar desde una edad temprana para afrontar una futura jubilación y, en general, de la importancia del ahorro para tener y mantener finanzas sanas. Lo cierto es que un seguro de vida es una inversión saludable que, a pesar de todas sus ventajas, registra los niveles de contratación más bajos entre la población más joven quizá por la creencia general de que la muerte es una cosa que solo acontece a las personas mayores, aunque hayamos comprobado una y otra vez que esto no necesariamente es así. 
 
 
La edad recomendada es…
 
Según la Ley de Contrato del Seguro, un seguro de vida puede contratarse a partir de los 14 años, siempre que el menor figure como representado de un tercero responsable y que sus tutores legales den su consentimiento para ello. Para contratarlo a título personal, el único requisito es alcanzar la mayoría de edad. 
 
Aunque no existe una edad específica recomendada por los expertos en pólizas de seguros, la edad media que se recomienda suelen ser los 35 años, aunque este número realmente depende de la situación económica de cada persona. Los expertos señalan esta franja de edad por sus características idóneas.
 
 

Cómo saber cuándo es momento de contratar un seguro de vida

Al formar una familia: los 35 es también la edad promedio en la que formamos una familia, lo que representa una razón más de peso para considerar invertir en un seguro de vida completo, sobre todo si los demás miembros dependen o van a depender económicamente de nosotros. Dicho de otro modo, si la enfermedad o la muerte de la persona que sostiene económicamente a la familia representa un peligro para la economía familiar, el seguro de vida empieza a ser una necesidad. 
 
Cuando tenemos contratada una hipoteca: es aún más recomendable adquirir un seguro cuando nos comprometemos a pagar una hipoteca, pues en caso de fallecimiento nuestra familia no solo dejará de contar con nuestro salario, sino que tendrá que enfrentarse a una deuda a largo plazo. 
 
En conclusión, el mejor momento para contratar un seguro de vida es cuando tenemos personas a nuestro cargo que dependen de nuestro salario o de nuestros ahorros.