28/02/2018. A veces ahorrar en los pequeños gestos es lo más sencillo. Descubre qué electrodomésticos de tu hogar consumen más para poder hacer mejor uso de ellos.

 

Hay ciertas estaciones del año, como el invierno, en que la factura de la luz sube considerablemente por la necesidad de mantener nuestra casa caliente en diferentes horas del día. El uso casi ininterrumpido de estufas o sistemas de calefacción es el responsables de este aumento, pero en otras épocas más frescas del año hay electrodomésticos que se encargan de mantener en alza el coste total de la electricidad mensual. ¿Cuáles son y cómo podemos reducir su consumo?

 

Un par de años atrás el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDEA) llevó a cabo un estudio sobre el consumo de energía en el sector residencial en España, que arrojó resultados interesantes sobre nuestros hábitos de consumo y la configuración de fabrica de los electrodomésticos y demás apartaos que funcionan con electricidad. Uno de ellos era la demostración de que los aparatos que quedan en stand by mientras no los usamos (como el televisor) siguen consumiendo energía.

 

Antes de seguir, queremos recordarte que tu seguro de hogar Allianz protege tus aparatos eléctricos de accidentes como un cortocircuito o una subida de tensión. Ante eso, también es recomendable usar protectores eléctricos en los enchufes para que contengan cualquier desajuste que pueda producirse en la corriente.

 

Los electrodomésticos más consumidores

El frigorífico: es el rey del consumo eléctrico en nuestro hogar, abarcando el 30% de todo lo que se consume al mes. Por ser un aparato de primera necesidad, desconectarlo no es una opción en ningún momento, pero sí podemos evitar meter comida demasiado caliente para no forzarlo de más, asegurarnos de cerrar bien la puerta cada vez que la abramos y asegurarnos de que está en perfectas condiciones de refrigeración. Si estamos pensando en comprarnos uno, podemos optar por un modelo de bajo consumo (marcados con las etiquetas A, B y C) o uno de medio consumo (identificados con la D y la E).

 

Televisores: como ya mencionábamos, incluso apagados siguen consumiendo energía, hasta suponer el 12% del total del consumo de todo el hogar. Dependiendo de cuánto lo uses, puede consumir incluso más si lo usas poco, con lo cual es recomendable que lo desconectes después de usarlo. Si estás a punto de comprar uno,  quizá quieras saber que los modelos LED consumen un 25% menos que los modelos LCD y hasta un 40% menos que los modelos con pantalla de plasma.

 

Lavadora: gastan aproximadamente el 12% de la energía total del hogar y como el frigorífico, es uno de los electrodomésticos de primera necesidad que no podemos evitar usar con frecuencia. Reducir el tiempo de los ciclos de 30 a 15 minutos y hacer la carga con el agua a temperatura ambiente en lugar de agua caliente, te ayudará a recortar el gasto final que hagas en el mes.

 

Cafeteras eléctricas: este es otro de los aparatos que consume energía sin límites por el famoso sistema de ‘stand by’. Dejarla conectada todo el día, incluso si no se está haciendo café, gastará alrededor de 1W por hora, que es más o menos lo mismo que consume un ordenador.

 

Vitrocerámica: consume un 8% de la energía total del hogar, pero hay varios consejos útiles que nos permiten aprovechar mejor el calor que generan, para consumir mucha menos energía. Cuanto más pequeña sea la olla, menos energía consumirá y si además la tapamos, necesitaremos menos tiempo (y por tanto, menos consumo) para conseguir que hierva. Además, si la apagamos un poco antes de terminar la cocción, podremos aprovechar el calor residual.