empezar una tienda online

 

17/04/2019. ¿Te gustaría materializar ese proyecto que tienes en mente desde hace varios años pero no sabes cómo? ¿Quieres monetizar tus productos o tus ideas? Usar internet a tu favor puede ser el primer paso de este camino empresarial, en el que una tienda online se convierta en la plataforma que estabas buscando para empezar tu propio negocio. Aunque a simple vista pueda parecer un asunto sencillo, lo cierto es que requiere de esfuerzo, concentración.

 

Si estás pensando en montar un e-commerce, esto te interesa porque nuestra intención es simplificar el proceso en pasos que puedes seguir, en este orden, para empezar a construir esa tienda online que hasta ahora parecía ser solo un sueño. No vamos a mentir: este tipo de negocio implica la misma cantidad de dedicación, esfuerzo y sacrificio, sobre todo en la parte técnica. Las estrategias de venta son distintas a las tradicionales y, aunque en principio carezcas de una sede física, la inversión económica también es un factor a considerar. 
 
 

Pasos a seguir para abrir un negocio online:

Elige un nombre: al ser una tienda online, necesitas un nombre para poder reservar el dominio que va darle la primera nota de identidad a tu negocio. Un buen naming es fundamental para la visibilidad de tu visión, misión y proyecto, para generar confianza y para que se convierta en la palabra clave a nivel de búsquedas en internet. 
 
 
Elige un hosting para tu plataforma de e-commerce: si no tienes experiencia, lo mejor es que te dejes asesorar o, directamente, confíes el proyecto a una empresa especialista en páginas web y software de gestión. Piensa que una tienda online tendrá ingresos, gastos, una contabilidad que debe ser llevada a la perfección, impuestos que pagar, personal al cual remunerar por su trabajo… Todo eso debe quedar automatizado desde el principio. Entre las plataformas más comunes destacan Shopiy, PrestaShop o WooCommerce. 
 
 
Opciones para resolver los envíos: una buena solución para los comercios primerizos son los dropshippers, mayoristas que se encargan de hacer la distribución de tus productos entre los clientes que compren y se encargan igualmente de almacenar el stock. También puedes integrar una plataforma de envíos que recoja las órdenes de compra, los datos de los clientes y demás información que se requiera para completar el proceso. Presta especial atención a todos los requerimientos legales que se desprenden del tratamiento de datos de caracter personal.
 
 
Selecciona un buen CMS: un Content Management System es un sistema que gestiona todo el contenido de tu e-commerce, desde las fotos del catálogo hasta las compras. Plataformas como Shopify o Prestahop ofrecen opciones que te permitirán incluir sistemas de pago, catlálogos de productos y carrito de la compra junto con el resto de contenido de tu web (quienes somos, información de los envíos, tallajes, secciones, etc.) 
 
 
Define el método de pago que usarás: existen procesadores de pagos bastantes efectivos como OpenPay, que cuidan la seguridad antifraude de las transacciones y se integran fácilmente a la mayoría de plataformas. Debes fijarte en que el procesador que elijas acepte los diferentes tipos de tarjetas que hay en el mercado. También puedes recurrir a PayPal, que es un método de pago bastante extendido y fácil de usar. Facilitar el pago a tus clientes es un punto básico a la hora de que estos realicen las ventas.
 
 
Desarrolla una estrategia de marketing y publicidad correcta: esto depende mucho del tipo de negocio que tengas o el público al que quieras llegar. Lo cierto es que, al ser un negocio online, a la estrategia de marketing que desarrolles para darlo a conocer puedes sumar estrategias de SEO (posicionamiento natural en los resultados de búsqueda) y SEM (publicidad de pago en internet) que impulsen su presencia en Google o que posicione banners publicitarios en servicios como Gmail o Facebook.
 
 
Empezar un negocio requiere de muchos pasos, y montar una tienda online no es diferente Recuerda que siempre que comercialices un producto o servicio, estás poniéndote en contacto con clientes, colaboradores y proveedores y es importante disponer de un seguro de negocio que pueda cubrir tu empresa en caso de que se ocasiones algún perjuicio a uno de estos actores. En Allianz te ayudamos a escoger el que mejor se adapte a tu empresa.