grados de minusvalía

 

05/08/2019. Los grados de discapacidad de una persona miden el nivel de dificultad que se tiene para realizar y completar actividades diarias que le permitan una correcta integración social. Determinar el nivel de discapacidad de una persona se logra siguiendo criterios unificados por el Estado y en base a ello, se pueden obtener prestaciones y ayudas que mejoren la calidad de vida de las personas afectadas. Existen cinco grados de incapacidad que te explicamos a continuación.

 

Las Naciones Unidas reconocen como personas con discapacidad a cualquier individuo que padezca deficiencias físicas, mentales o sensoriales que impidan u obstaculicen su interacción e integración a la sociedad. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud afirma que se considera persona con discapacidad a cualquier persona que tenga algún impedimento par realizar actividades con normalidad, sean reversibles o a causa de alguna deficiencia personal. 
 
Queda claro que el término es muy amplio y por ello, existen grados de minusvalía o discapacidad para poner a disposición herramientas o ayudas que faciliten la vida a estas personas dependiendo de qué tan comprometida tiene su autonomía. En este sentido, el grado de discapacidad se expresa en porcentajes y se deduce evaluando criterios técnicos unificados y fijados previamente por la Administración Pública. ¿Qué se valora? Las discapacidades y los factores familiares, laborales, educativos y culturales que le dificultan también su desenvolvimiento social. 
 
Para establecer el grado de discapacidad también se toman en cuenta otros factores de diversa naturaleza, que deben estar certificados por equipos médicos multidisciplinares entre los que debe haber un médico, un asistente social y un psicólogo.  Cuando este proceso ocurra, el caso pasa a instancias de la Comunidad Autónoma donde se dé, o a los Servicios Sociales, que determinarán también la frecuencia con que se darán las revisiones. 
 
El reconocimiento, la declaración y la calificación del grado de discapacidad está estipulado en el Real Decreto 1971/1999, publicado en enero del año 2000, donde se encuentran los 15 capítulos que recogen las diferentes zonas del cuerpo que pueden sufrir lesiones incapacitantes. Entre todas las actividades diarias que se pueden o no realizar, se toman en cuenta las siguientes: 
 
  • Actividades destinadas al autocuidado como comer, ducharse, vestirse, evitar riesgos, etc. 
  • La capacidad de comunicación con el mundo exterior. 
  • Las actividades físicas intrínsecas como levantarse, vestirse, acostarse, y las funciones, como llevar, levantar, empujar… 
  • Las funciones asociadas a los sentidos como oír, ver, hablar. 
  • Las capacidades manuales.
  • Las capacidades de transporte. 
  • La capacidad de desarrollarse sexualmente. 
  • La capacidad de disfrutar de actividades de ocio .
 
Existen cinco grados de discapacidad: 
 
Grado 1: discapacidad nula: los síntomas, signos o secuelas de la discapacidad dificultan algunas actividades, pero no impiden la práctica total de la vida diaria. 
 
Grado 2: discapacidad leve: los síntomas, signos o secuelas de la discapacidad inicial dificultan la realización de algunas actividades diarias para las que se necesita ayuda, pero no impiden el desarrollo normal de la vida.
 
Grado 3: discapacidad moderada: los síntomas, signos o secuelas de la discapacidad le impiden a la persona realizar varias actividades de su vida diaria, pero sigue siendo capaz de cuidarse a sí misma. 
 
Grado 4: discapacidad grave: los síntomas, signos o secuelas causan una disminución importante en las capacidades motoras y funcionales de la persona, pudiendo ver comprometida también su capacidad de cuidarse por sí misma. 
 
Grado 5: discapacidad muy grave: los síntomas, signos o secuelas le impiden a la persona llevar a cabo actividades de vida diarias, entre ellas cuidarse de sí misma. 
 
 
Si te preocupa poder sufrir alguna incapacidad, ya sea porque tienes personas dependientes o porque tu trabajo u ocio implica algún riesgo, recuerda que los seguros de vida de Allianz, tienen garantías por las que se puede establecer el cobro de una renta en caso de que se dé una situación de este tipo.