qué es una inspección de la comunidad

 

05/03/2019Todos los edificios sin excepción están compuesto por instalaciones de gas, luz y agua que requieren mantenimiento periódico para garantizar la seguridad de todos los vecinos. El mismo caso se da cuando hay ascensores, escaleras, salidas de emergencia y herramientas de seguridad industrial que deben seguir una regulación específica de la que no siempre somos conscientes. ¿Sabes cuántas son y cada cuánto deben hacerse? ¿Cómo beneficia a tu comunidad contar con un seguro de comunidades para estos casos? Te lo contamos todo a continuación.

 

El tuyo, como todos los edificios, debe estar al día en el cumplimiento de la normativa de seguridad industrial vigente, que consiste en someterse a una serie de inspecciones obligatorias para las comunidades de vecinos y propietarios. Entre los aspectos a revisar encontrarás: el estado de los ascensores, las instalaciones de baja tensión y los depósitos de gasóleo, en caso de tenerlos. 
 
 

¿Cada cuánto son las inspecciones obligatorias? 

Según lo estipulado en el reglamento de aparatos de elevación y manutención, (publicado en el Real Decreto 2291/1985), las inspecciones se llevan a cabo dependiendo del sistema. En el caso de los ascensores, se hará cada dos años si están instalados en edificios industriales o locales que reciban constante afluencia de gente; cada cuatro años si el ascensor abastece a más de cuatro plantas o a más de veinte pisos, y cada seis años si el ascensor no cumple con ninguna de las características anteriores. 
 
 
Instalaciones eléctricas de baja tensión
 
Según el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión, las comunidades de propietarios están obligadas a realizar inspecciones generales cada cinco años en las siguientes instalaciones: 
 
Garajes que alberguen más de 25 coches
Piscinas con una potencia superior a los 10KW
Sistema de iluminación exterior con una potencia superior a los 5 KW
 
En el caso de las zonas comunes, deben someterse a inspecciones generales cada 10 años aquellas que usen una potencia superior a los 100 KW. 
 
 
Depósitos de gasóleo
 
Las reglas para las inspecciones de los depósitos de gasóleo están estipuladas en el Reglamento de Instalaciones Petrolíferas y el tiempo de inspección es mayor que las requeridas para las instalaciones eléctricas de baja tensión: 
 
Cada 10 años: para depósitos interiores de más de 3.000 litros de capacidad y depósitos exteriores con capacidad mayor a los 5.000 litros. También se realizará una inspección cada 10 años a depósitos con menor capacidad.
 
Cada 5 años: el tiempo se reduce cuando se trata de instalaciones bajo tierra que requieren pruebas de estanqueidad y revisión de tuberías. 
 
 

¿Quién se encarga de realizar estas inspecciones?

Los Organismos de Control Autorizados cuentan con personal técnico cualificado para llevar a cabo las inspecciones que correspondan a cada edificio, y es la comunidad de propietarios la que debe gestionar que así sea. Si las inspecciones no se llevan a cabo, no solo pueden ocasionarse desperfectos en la finca, los cuales, si son por falta de mantenimiento no entrarán dentro del seguro de la comunidad, sino que además podéis enfrentaros a la imposición de cuantiosas multas.