En un mundo globalizado como este, ser emprendedor requiere de mucho más que saber de matemáticas o tener un plan de negocios. Un nuevo empresario debe estar inmerso y al día con las nuevas tecnologías, tendencias y avances que se producen en su área, incluidas las mejores ofertas de seguros para negocios. ¿Qué más debes saber? Te lo contamos a continuación.

 

Vivimos el siglo más globalizado, desarrollado y multicultural del que hayamos tenido registro y esto, indiscutiblemente, ha cambiado el perfil del empresario y del emprendedor moderno. Este nuevo profesional debe ser audaz, atento y curioso, con ganas de aprender de sus errores, abierto a los cambios y nuevas propuestas del mercado para estar a la altura de los retos que implica emprender un negocio propio en un mercado tan competitivo como el actual. 
 
 

¿Qué otras características debe tener el emprendedor moderno?

Capacidad de detectar las oportunidades: el impacto que generan los emprendedores reside en la calidad de sus ideas y en su capacidad para detectar nichos en el mercado donde innovar y ofrecer mejores servicios, soluciones e incluso crear nuevas necesidades. Esas son las oportunidades que debe saber reconocer y, aunque es algo que suele darse naturalmente, también es una cualidad que puede pulirse y perfeccionarse con la práctica. Para ello debes estar constantemente informado sobre las actualizaciones y cambios en tu sector, con la curiosidad suficiente para investigar y reconocer asimismo a tus potenciales clientes. 
 
Capacidad innovadora: en el mundo de los emprendedores, las buenas ideas son tan importantes como la correcta ejecución de las mismas. Es por ello que la capacidad innovadora es primordial para ser un emprendedor y cultivar esa creatividad que te ayude a adaptarte a los nuevos tiempos, a los cambios del mercado y a llevar tu negocio tan lejos como sea posible. La creatividad también se pone a prueba en los momentos de crisis, donde un buen emprendedor tiene la oportunidad de demostrar su capacidad de liderazgo y resolución de problemas con soluciones creativas. 
 
Saber adaptarse a los cambios: para los emprendedores, sobre todo para aquellos que se desarrollan en el ámbito digital, el cambio es algo frecuente y no se pueden permitir el lujo de quedarse atrás cada vez que uno ocurre. Muchos empresarios enfrentan los cambios como amenazas para su rentabilidad, pero depende de su propia capacidad resolutiva para coordinar y dirigir a su equipo, el convertir esa potencial amenaza en una oportunidad de crecimiento. 
 
Capacidad de liderazgo y toma de decisiones: la diferencia entre un emprendedor exitoso y uno que no cumple sus metas reside en la capacidad de tomar las decisiones más adecuadas para la salud de su negocio, empezando por elegir un equipo profesional y cordial que pueda identificar, agrupar, controlar y garantizar las tareas y recursos necesarios para la continuidad de la empresa. Un buen emprendedor es, a su vez, un buen líder, y como tal sabe mantener a su equipo en forma para responder con eficacia a las tareas diarias.