Las plagas caseras son uno de los problemas domésticos más comunes, y varían dependiendo de las condiciones climatológicas que exista. Ahora que se acerca el verano con elevadas temperaturas, es importante tener a mano trucos caseros para evitarlas y el contacto de un profesional en caso de que no puedas controlarlas por ti mismo

 

Moscas, cucarachas, hormigas o polillas son algunas de las plagas domésticas más comunes en los hogares españoles, que aún contando con un seguro de hogar para protegerse, tienden a ser consecuencia de las altas temperaturas y la falta de medidas preventivas. Antes de llamar a un profesional o tomar medidas de fumigación caseras, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones específicas para su erradicación. 

Primero es necesario saber que las plagas son propensas a aparecer en zonas rústicas o rodeadas de jardines, así como en los edificios viejos que suelen estar en los cascos urbanos de las grandes ciudades. Como ya mencionábamos, las altas temperaturas estimulan su propagación: las cucarachas alemanas y los roedores aumentan su reproductividad en lugares con más de 20 grados, un detalle que no puede dejarse pasar por alto, pues ambas especies ponen en riesgo nuestra salubridad y nuestros bienes materiales: una plaga de ratones dentro de casa puede poner en riesgo nuestro circuito eléctrico y causar cortocircuitos que pueden transformarse en incendios. 
 

Pasos a seguir si creemos que tenemos una plaga

¿Cómo saber si tenemos una plaga?
El primer indicador es la frecuencia con la que ves a estos pequeños animales merodeando por tu casa. Una sola cucaracha o un par de hormigas alrededor de un trozo de comida en el piso no son suficiente para declararla plaga, pero si matar un par no soluciona el problema puedes ir considerando una fumigación completa. Otra señal son los restos de excremento que dejan o los nidos que puedas avistar fácilmente (como el de las hormigas, que tienen el aspecto de pequeños montones de tierra), pues indican que están haciendo vida en tu casa y que deberás tomar medidas más drásticas para su eliminación. 

¿Es necesaria una fumigación completa? 
La fumigación completa depende de la magnitud del problema. Existen tratamientos de fácil aplicación que pueden durar desde 30 minutos hasta días e incluso semanas, pero que pueden erradicar el problema y ofrecer alternativas de contención. No obstante, si la plaga afecta a todo el edificio, el problema no se soluciona erradicando solo la de tu hogar, con lo cual se hace necesaria una fumigación completa del inmueble que implica, en el caso de roedores y cucarachas, hasta seis servicios al año. 

Generalmente las empresas especializadas hacen un diagnóstico inicial y en base a ello se pacta el tipo de fumigación que se llevará a cabo, las recomendaciones pertinentes y otros detalles a tener en cuenta. Es posible que sea necesario evacuar la vivienda e incluso pasar un par de días fuera, dependiendo de lo compleja que resulte. Al finalizar todo el proceso, la empresa le debe entregar a la comunidad un certificado de control de plagas, que en el caso de establecimientos comerciales, es necesario para acreditar el tratamiento de fumigación ante las autoridades sanitarias.

Métodos posteriores de control de plagas
Una vez haya terminado la fumigación, es indispensable extremar las medidas de higiene y limpieza para no sufrir un rebrote de la plaga. También es importante reforzar con insecticidas el espacio fumigado para eliminar cualquier intento de invasión, como los geles para matar cucarachas o la implementación de termonebulizadores de plagas en el caso de los mosquitos y otras especies voladoras.
 

En cuanto a métodos caseros para ahuyentar ratas e insectos, podemos utilizar un spray de vinagre de manzana con agua y rociarlo por toda la casa; esta mezcla es muy efectiva para espantar mosquitos y evitar que hagan vida en tu casa. También podemos recurrir al laurel, muy efectivo para espantar cucarachas porque no soportan su olor; en ese caso, podemos poner una o varias hojas en rincones donde puedan hacer nido y conseguiremos espantarlas.