renting financiero

 

05/12/2019. Cuando estamos consolidando una empresa o tratando de sacar adelante un proyecto que requiere una inversión monetaria de la que no dispones en su totalidad, aparecen en el horizonte diferentes vías para conseguir los recursos que te hacen falta, la más común de todas, el préstamo bancario. Ya habíamos hablado del leasing financiero y hoy queremos hablarte del renting, una opción similar que te conviene conocer si estás buscando formas de financiación.

 

Los conceptos de leasing y renting financiero son bastante similares, pues ambos son opciones de financiación flexibles para las necesidades propias de un negocio en cualquiera de sus etapas. El renting es un contrato de alquiler de bienes (muebles e inmuebles) a medio o largo plazo, con pagos mensuales, bimensuales, trimensuales o anuales. Es una forma de financiación muy común en el sector automovilístico, pero es posible también hacerlo con equipos informáticos, maquinaria de todo tipo y hasta derechos de propiedad intelectual 
 
Un contrato de renting se caracteriza por tener una duración mínima de un año y puede extenderse hasta los cinco, tiempo tras el cual el arrendatario no tiene la opción de compra del inmueble en uso. Cada contrato de renting tiene sus características específicas, dependiendo de lo que se esté arrendando. En el caso de que lo que se esté arrendando sea un coche, es posible que el contrato incluya servicio técnico, reparaciones o pago del seguro. 
 
 

Ventajas del renting financiero

  • El renting no se considera un producto financiero y a nivel fiscal se contempla como un gasto, por lo que es deducible fiscalmente.
 
  • El contrato de renting se rige por estipulaciones pautadas entre ambas partes, aunque siempre respetando el Código Civil y el Código de Comercio.
 
  • No figura en el Cirbe (Banco de España), por lo que no queda registro oficial de dicha operación.
 
  • La posibilidad de alquilar un mueble o inmueble permite a un negocio equiparse sin tener que realizar la inversión completa que implica una deuda. En el caso del renting de maquinaria (muy común en empresas con líneas de producción o de oficinas que necesitan equipamiento electrónico), permite disfrutar de bienes que no es posible adquirir por falta de presupuesto.
 
 

Diferencias entre el renting y el leasing financiero 

Servicios adicionales: en el caso del leasing, es el arrendatario el que debe correr con todos los gastos de mantenimiento del bien que está arrendando, mientras que en el caso del renting es el arrendador el que debe correr con los gastos para que este funcione en óptimas condiciones. 
 
Finalidad: el renting puede ser llevado a cabo por una persona natural o una persona fiscal, mientras que el leasing debe ser destinado para la actividad económica de la empresa que lo solicita. 
 
Opción de compra: el leasing financiero contempla la opción de compra del producto arrendado al expirar el contrato, mientras que el renting no contempla esa opción.