que es SA

 

La Sociedad Anónima es una de las formas jurídicas más extendidas cuando se trata del mundo empresarial y está encuadrada dentro del marco de las sociedades capitalistas, donde lo que prima es la aportación de capital por encima de las características individuales de cada uno de los socios. Como especialistas de seguros de negocios, dejamos algunos conceptos claros a continuación.

 

Una Sociedad Anónima es un tipo de forma jurídica en la que la responsabilidad de cada socio se ve determinada por el capital que ha aportado para la formación de la empresa. Se trata de una sociedad meramente capitalista, así como una de las más extendidas en el mundo empresarial y económico. Las Sociedades Anónimas permiten canalizar pequeños volúmenes de capital que puedan producir inversiones productivas a posteriori. 

 

Los socios de este tipo de sociedad suelen reunirse cada cierto tiempo en una junta de accionistas –generalmente en periodos de un año o menos, dependiendo de la empresa– para tomar las medidas necesarias y las decisiones trascendentales para que el negocio siga funcionando. Sin embargo, dentro de esta figura jurídica los socios no tienen responsabilidad directa sobre el devenir de la empresa, a menos que se les haya asignado esa tarea, porque no suelen tener los conocimientos necesarios para hacerlo de manera exitosa. Es por ello que el destino del negocio suele estar en manos de los administradores de la sociedad. 

 

Ventajas de una Sociedad Anónima

No es casualidad que las sociedades anónimas sean una de las figuras mercantiles más populares dentro del mundo empresarial: las ventajas que ofrece a los socios de manejar su capital con libertad son muy llamativas para inversores que buscan hacer crecer su inversión y obtener la mayor cantidad de ganancias posibles. Por esta razón, los socios de las sociedades anónimas son socios transferibles, pues pueden ceder su puesto dentro de la sociedad al vender sus acciones. 

 

Por otro lado, la separación que hay entre las acciones que tienen los socios y el control que pueden ejercer sobre el rumbo de la empresa es muy positivo en las sociedades anónimas, ya que el manejo de la misma corre a cuenta de personas profesionales, preparadas para proyectos de este tipo, lo que suele traer beneficios mayores a los que podría traer una administración encabezada por los socios accionistas. 

 

La tercera ventaja de las sociedades anónimas es que pueden beneficiar a la empresa con participaciones monetarias pequeñas, fáciles de retirar y vender en el mercado. Dado que no existe un número máximo de socios en una sociedad de este estilo, tampoco existe un capital máximo, y esto incrementa las posibilidades de crecimiento. 

 

Asimismo, dado que los socios pueden ser muchos, es importante que se les informe de sus responsabilidades limitadas, así como sobre el papel que cumplen los administradores de la sociedad, de manera que estén siempre al tanto de los movimientos que se realizan con su dinero.