06/03/2018. ¿Estás pensando en comprarte una moto? Te aclaramos todo lo que debes preguntar y saber antes de tomar esta decisión y realizar la transacción

 

Lo has estado pensando, has valorado las ventajas y las desventajas, y has tomado la decisión: es el momento de comprar tu primera moto, pero no tienes mucha idea de por dónde empezar. Aquí te contamos qué debes considerar antes de comprar tu primer vehículo a 2 ruedas y recordarte que puedes cuidarla desde el primer día con tu seguro de motos Allianz

 

Cuando se trata de conducir una moto o hacer de ella tu estilo de vida, la seguridad es lo primero que debe ocupar tu atención. Los riesgos que conllevan las motos en carretera no son un secreto, pero también pueden ser un vehículo seguro si tomamos las medidas necesarias para evitar accidentes y no hacerle daño a terceros. Parece un detalle obvio, pero al comprar una moto, el casco es lo primero de lo que tienes que ocuparte; te protege los ojos del viento y de las impurezas que puedan afectarte cuando vas en marcha, sin mencionar que es fundamental para protegerte ante cualquier caída. 

 

La manera de conducir una motocicleta es mucho más defensiva que la conducción de un coche. Esta experiencia se gana en la vía, pero es fundamental que tomes clases previas para saber cómo maniobrar, cómo manipular la moto en diferentes situaciones como un atasco o una avería y, sobre todo, cómo mantener el equilibrio. Tú como conductor vas mucho más expuesto que el resto, así que tienes que hacer uso de tus reflejos para poder avanzar sin accidentes, e incluso, saber caer para hacerte el menor daño posible en caso de un choque. 

 

Las clases te ayudarán a perfeccionar tu manera de conducir, pero es indispensable también que conozcas las reglas del juego, es decir, las normas de tráfico. Tenerlas claras te será de mucha ayuda para evitar multas, para saber cuándo un accidente puede ser tu culpa o para cosas tan simples y cotidianas cómo saber dónde aparcar sin que la grúa se te lleve la moto. 

 

Los aspectos físicos

En cuanto a saber cuál es el modelo indicado para ti, debes tener en cuenta las características de tu cuerpo: tu peso, tu estatura, tu postura corporal. Existen modelos de todos los tamaños y tipos que puedes probar y descartar en una prueba de manejo. Con ella podrás saber si te va mejor un modelo pequeño o si por el contrario requieres de un modelo más pesado y potente. 

 

Otro aspecto a tomar en cuenta para elegir el modelo es el objetivo. ¿Para qué la queremos? ¿Solo para movilizarnos dentro de la ciudad o para organizar planes a otros lugares en ella? Esto determina el tamaño, la potencia y la comodidad del modelo que te guste, y no te extrañe que la que siempre creíste tu favorita resulte ser la que menos te convenga. 

 

Y una vez que la tengas, ¡conócela! Familiarizarte con tu moto, con sus sonidos y su manera de funcionar. Saber cómo funciona tu moto, es la mejor manera de evitar cualquier accidente.