cómo recurrir una multa

 

18/07/2019. Recibir una multa de tráfico por alguna infracción cometida por un descuido nuestro siempre es una situación molesta aunque sea una manera de pagar por la imprudencia cometida. Pero, cuando la multa se recibe sin ningún tipo de justificación, la situación se convierte en una contrariedad enorme. Por suerte, cuando esto pasa, podemos recurrirla ante la Dirección General de Tráfico sin tener que llegar a pagar el importe que se nos ha impuesto.

 

Las multas de tráfico son, sin duda, la parte más desagradable de ser conductor y, aunque muchas de ellas están totalmente justificadas por nuestro comportamiento, en ocasiones son impuestas por razones aleatorias de las cuales no somos ni culpables ni responsables y que podemos recurrir. Lo primero que hay que tener claro es las Ley de Tráfico, sobre todo en lo que respecta a las normas de circulación. Lo cierto es que existen varios motivos para recurrir una multa (como que en ella aparezcan tus datos personales o que los datos del coche sean incorrectos).

 

Si eres una de las víctimas de multas injustificadas, es posible recurrirlas ante la DGT para evitar pagar el importe que se te ha imputado. Para recurrir una multa, tienes 20 días hábiles desde que llega el recibo a tu casa; una vez llegue, puedes hacer la denuncia en el acto. Para ello, debes disponer del certificado digital o el DNI electrónico, tal como indican en la web de la DGT, y presentar todas las pruebas que tengas y que consideres oportunas para que la multa sea anulada por parte de las autoridades competentes.

 

Debes tener en cuenta que la multa, como cualquier sanción administrativa, cuenta con un faldón de recursos sin el cual la denuncia no es válida. En caso de que la tuya no lo tenga, Administración debe volver a enviártela correctamente y ese tiempo de espera extra puede jugar a tu favor para que la multa prescriba. 

 

¿Y si el recurso no sale favorable? 

Si, pese a haber hecho el proceso de la manera correcta, la multa no ha sido invalidada por algún motivo, tenemos dos opciones: pagar el importe de la multa y dar el caso por perdido o recurrir a la sanción mediante tribunales. 

 

¿Cómo pago la multa? 

En caso de que decidas pagar la multa después de que el recurso fuera denegado, la misma Administración se encargará de descontarte el importe de la cuenta bancaria  asociada a tu coche o que le hayas dado al agente que te puso la multa en su momento. También es posible hacer el pago mediante la web de la Dirección General de Tráfico, oficinas del Banco Santander en toda España, oficinas de Correos o las Jefaturas Provinciales y Locales de Tráfico. 

 

Recuerda que con el seguro de coche de Allianz en la modalidad todo riesgo, tendrás acceso a la cobertura de Asesoramiento por multas, con la que un equipo de expertos, te ayudarán a recurrir en caso de que lo necesites.