infracciones más arriesgadas

 

28/03/2019. Es muy habitual ir perdiendo el respeto a las normas de tráfico. Como conductores adquirimos hábitos negativos que además de poner en peligro nuestra vida y crear situaciones críticas al volante, nos pueden acarrerar cuantiosas multas que pueden llegar hasta los 6.000 euros. ¿Cuáles son las infracciones más peligrosas en la carretera, cuáles son las multas más caras y por qué deberíamos todos respetar las normas?

 

Las infracciones de tráfico no solo acarrean multas cuantiosas, sino que pueden provocar accidentes fatales dependiendo de la gravedad de la falta y de los motivos que nos lleven a cometerla. La seguridad vial depende en gran parte de las decisiones personales del conductor mientras está frente al volante: mantener el ritmo a la velocidad permitida, no adelantar sin realizar las indicaciones adecuadas, no invadir el carril contrario, mantener la distancia y hasta descansar bien antes de cada viaje son algunas de las medidas que pueden evitar accidentes fatales.

 

En este sentido, la Dirección General de Tráfico ha hecho su propio ranking de las infracciones más comunes y más peligrosas que tienen lugar en las carreteras españolas y te contamos a continuación cuáles son las cinco primeras.

 

Infracciones de tráfico más comunes:

  • Circular con neumáticos desgastados: circular con los neumáticos en mal estado o con la presión de inflado incorrecta puede acabar en aparatosos accidentes, pues el coche pierde su capacidad de adherencia. Esta situación empeora cuando la banda de rodadura tiene menos de 4 mm. de profundidad. A pesar del peligro que representa, es la infracción más común entre los conductores españoles y, por ser una infracción grave, la penalización asciende a los 200 euros por cada neumático desgastado.
     
  • No tener luces o tenerlas dañadas: por nuestra seguridad y la de todos los conductores en la carretera, es importante poder ver y poder ser vistos, sobre todo en las horas posteriores a la puesta del sol. Por eso, es evidente la importancia de contar con faros que funcionen en óptimas condiciones y que uses de acuerdo a las horas del día o las condiciones ambientales. Circular con deficiencias en el alumbrado viola el artículo 12 del Reglamento General de Conducción, lo que representa una falta grave cuya multa alcanza los 200 euros.
     
  • No hacer caso a las señas de reducción de velocidad: dejando de lado las infracciones por circular a velocidades más altas de las permitidas, la tercera falta más común entre los conductores españoles es no reducir la velocidad en las zonas donde es obligatorio, como los pasos peatonales, las zonas escolares o las paradas de transporte público. La multa por saltarse esta norma establecida en el artículo 3 del Reglamento de Conductores es de 260 euros.
     
  • No usar las luces intermitentes: esta es una de las que más sufrimos cuando estamos en la carretera y, con el tiempo, se ha convertido en todo un problema en el tráfico actual. No señalizar los cambios de carril o cualquier otra maniobra mediante la activación de los intermitentes es una costumbre cada vez más extendida en conductores de cualquier tipo de vehículo, lo que pone en riesgo al resto de conductores o transeúntes que circulen por la zona. Cabe recordar que el uso del intermitente es obligatorio y no cumplir con esta norma (art. 108 del Reglamento de Circulación), supone una multa de 200 euros.
     
  • Circular por el carril izquierdo: es sin duda uno de los más peligrosos por el riesgo de choques frontales. El Reglamento de Circulación establece claramente que el usar indebidamente el carril izquierdo es una infracción grave cuya multa alcanza los 200 euros.

 

Antes de circular cometiendo alguna de estas infracciones y tener que hacer frente a una multa superior a 200€, consulta con tu seguro de coche si tienes cubierta algún tipo de revisión de los puntos básicos como: ruedas, alumbrado, líquidos, etc. Llevar tu vehículo a punto, te salvará de cometer muchas de estas infracciones. Hacer que tu moto o coche pase por el taller cuando lo necesita es más barato que arriesgarse a que te pare la policía y te multe.