coche manual vs automático

 

Aunque España no sea un país en el que los coches automáticos no gocen de demasiada popularidad, existe un mercado en expansión que fomenta las dudas de aquellos que vayan a adquirir o reemplazar su modelo actual. La transmisión automática ofrece ciertas ventajas que se agradecen a la hora de coger el volante así que, analizamos las beneficios e inconvenientes de ambos modelos para desmitificar las creencias que se tienen sobre ambos tipos de transmisiones.

 

Los coches automáticos no son los modelos más populares en los países europeos, entre otras cosas porque su precio suele ser más elevado, el gasto del combustible es mayor y las averías suelen ser más costosas de reparar. Sin embargo, como contraparte a estas desventajas encontramos que la conducción es más sencilla, y dicen que quienes se pasan al coche automático se olvidan para siempre del embrague.

Hace años los únicos modelos que encontrábamos con caja de cambios automática eran los que venían importados desde Estados Unidos; cajas por cierto muy rudimentarias que hacían que el consumo del coche aumentara a cambio de una conducción más cómoda. Hoy en día ambas opciones están disponibles en los concesionario cuando vas en busca de un coche nuevo, y ambas están cubiertas por nuestro seguro de coches, pero a la hora de decidir es mejor que tengas claras las ventajas y desventajas de cada uno.

 

Ventajas coches manuales

Es más barato: este siempre ha sido el principal argumento para preferir un coche manual, pues su precio en comparación con el automático aún guarda diferencias importantes que van de los 1.000 a los 2.500 euros (dependiendo del modelo y la marca del coche). Esta ventaja ha predominado tradicionalmente en los usuarios a la hora de adquirir un coche tanto nuevo como usado. 

Son más precisos: con esto nos referimos a la posibilidad de controlar el cambio de marcha y a las maniobras que podemos implementar con éstas para atravesar situaciones complicadas en la carretera. 

Hay una relación más directa con el coche: como conductor, te permite sentir que sabes cómo manejar los engranajes de la caja de cambios. Esta es una de las razones de peso para que los amantes de los coches en general prefieran modelos manuales sobre los automáticos. 

 

Inconvenientes coches manuales

Tiende a desaparecer: no va a ocurrir de inmediato, pero el cambio manual se ve cada vez más amenazado por la aparición de los coches eléctricos y la conducción autónoma, pues cualquier coche que quiera implementar niveles de conducción independiente requiere obligatoriamente una caja de cambios automática. 

Son más delicados: aunque su reparación suele ser más económica, todos los detalles internos del embrague son más susceptibles de daños por uso excesivo. 

 

Ventajas coches automáticos

Comodidad: no es un secreto que el funcionamiento de un coche automático resulta más agradable para el usuario, sobre todo para los conductores que pasan demasiado tiempo entre el tráfico de la ciudad y tiene que sortear atascos. La omisión del tercer pedal y de la palanca de cambios permite acelerar y frenar con un solo pie mientras el otro descansa.

La tecnología suele ser más avanzada: los coches automáticos cuentan con controles de velocidad inteligentes, sistemas de frenado, sistemas de emergencia y transmisión automática. 

Hay cada vez más: hace algunos años los coches automáticos eran considerados un objeto de lujo, casi premium por los pocos ejemplares que se fabricaban en comparación con el volumen y variedad de los mecánicos. Actualmente esta tendencia se ha revertido y prácticamente todos los compactos, ofrecen una versión automática. Este auge ha hecho que las grandes casas de automóviles perfeccionen su funcionamiento hasta un punto en que la mayoría de modelos deportivos funcionan con transmisiones automáticas.

 

Inconvenientes coches automáticos

El mantenimiento es más caro: las cajas automáticas por fabricación tienen más piezas móviles y una gran parte electrónica que resulta costosa de reparar cuando se daña. 

Consumen más combustible: aunque en general consumen menos que sus modelos previos, las transmisiones automáticas actuales consumen de media un poco más de combustible que las automáticas.