dummies

 

23/01/2019. Para estudiar los niveles de seguridad de coches, aviones o cualquier medio de transporte se emplean crash test dummies, un término anglosajón que hace referencia a un tipo específico de maniquí que se utiliza para pruebas de choque. Su historia se remonta a principios del siglo XX y han evolucionado tanto que hoy en día son considerados dispositivos de alta tecnología con un alto precio.

 

Seguramente los has visto en campañas de protección y seguridad vial, ilustrando los peligros de conducir en estado de ebriedad o de no usar el cinturón de seguridad. Los crash test dummies son los maniquíes usados para ensayos de choque; un tipo de muñeco antropomórfico con tecnología avanzada que permite la recolección de datos como la velocidad del vehículo, la intensidad del choque y la reacción del cuerpo ante ciertos tipos de impacto. Dummies es el plural de dummy, cuyo significado literal es ‘maniquí’, aunque en la jerga coloquial también sea usado como sinónimo de tonto.

 

Su historia se remonta a 1949, año en que se creó el primer prototipo para evaluar el funcionamiento de los asientos eyectables de los pilotos de avión. La producción de vehículos a gran escala había empezado 60 años atrás, en 1890, y para 1930 los accidentes de tráfico se habían convertido en un asunto preocupante: el interior no era un lugar seguro, los materiales que se usaban eran armas potenciales y, sobre todo, no existía el cinturón de seguridad. 

 

Ese mismo año, la Universidad Wayne State de Detroit empezó a recoger datos sobre los efectos de los choques a gran velocidad en el cuerpo humano. Al ser una industria relativamente nueva, no existían datos fiables que dieran respuesta a estas preguntas ni herramientas de medición adecuadas, por lo que se empezaron a hacer pruebas con cadáveres. También se hicieron pruebas con animales de todo tipo, pero dadas las implicaciones higiénicas y morales, en 1949 se diseñó el primer dummy llamado Sierra Sam, que dio el inicio al uso de muñecos para crash tests.

 

Primeros estudios con dummies

Para la década de los 70, la General Motors había encargado a Samuel W. Alderson (el mismo diseñador y creador de Sierra Sam) para el desarrollo de dummies propios que le permitieran llevar a cabo sus propias investigaciones en materia seguridad. Finalmente no lograron llegar a un modelo que les satisficiera, por lo que la compañía diseñó un modelo propio que llamó Hybrid y que vio la luz en 1971.

 
Desde entonces estos maniquíes han evolucionado en diseño, peso y estética. Actualmente los dummies son dispositivos avanzados, complejos y costosos (cada uno puede llegar a costar más de 50.000 euros), en cuyos hombros recae la responsabilidad de hacer que los sistemas de seguridad activa y pasiva de los coches funcionen correctamente.

 

En Allianz buscamos la seguridad de nuestros clientes por encima de todo, por eso, ofrecemos los seguros de coche que mejor se adaptan a tus necesidades. Si vas a conducir que sea con un coche que haya pasado por todos los controles de seguridad y con un seguro que te proteja ante cualquier circunstancia.