homologación coches

 

11/01/2019. El tema de los consumos homologados genera muchas dudas entre los propietarios de vehículos (sobre todo en lo que respecta a la prueba en sí), en parte por la desinformación que hay respecto a las cifras de consumos urbanos, extraurbanos y mixtos que los fabricantes homologan, así como las emisiones de CO2 que emiten.

 

La United Nations Economic Comission for Europe (UNECE) es la institución dependiente de la Naciones Unidas que fomenta la cooperación entre sus 56 Estados integrantes. Este organismo estableció un ciclo europeo de homologación de vehículos denominado NEDC (New European Driving Cycle), con el que se impone el cumplimiento de las normativas de emisiones a todos los vehículos que se comercializan y circulan. Se trata de una prueba de homologación europea con protocolos de cálculo distinto a las aplicadas en Estados Unidos o Japón. 

               

¿En qué consiste este ciclo?

El NEDC es una prueba parametrizada que todos los fabricantes deben pasar y aprobar. Se trata de un modelo idéntico para todos los coches del mercado y aplicable a todas las versiones de cada nuevo modelo que se comercializa. En el caso de las variantes de un mismo modelo, se deben realizar las pruebas de forma cuando haya elementos que interfieran en los resultados como, por ejemplo, neumáticos diferentes a los del modelo original. De lo contrario es posible obtener resultados de una misma prueba ajustando ciertos parámetros de resistencia sobre un solo vehículo. 

La prueba se lleva a cabo colocando el vehículo sobre un banco de rodillos en un espacio generalmente cerrado que se ajusta para generar resistencia. Para realizar la prueba, los vehículos deben tener el rodaje hecho (es necesario que tengan entre los 3.000 y los 15.000 kilómetros) y permanezcan entre 6 y 30 horas en un taller mecánico cerrado y ambientado a 25ºC. La prueba la realiza una sola persona que estará dentro del vehículo con todos los sistemas eléctricos y electrónicos del coche apagados.

 

¿Cuánto dura la prueba?

La prueba completa tiene una duración aproximada de 20 minutos, durante los cuales el coche recorre unos 11 kilómetros teóricos a 25 km/h. Durante la prueba se acelera y se frena el coche en series de 24, 21, 11 y 8 segundos respectivamente, aumentando en cada una de ellas la velocidad del coche, hasta completar los 13 minutos. Con esta primera fase se intentan reproducir las condiciones en las que un coche circula por la vía urbana, incluyendo las paradas ocasionales que imponen las señales de tránsito, el tráfico y demás factores.  

La segunda parte se lleva a cabo sin detener el coche. En este caso se busca reproducir las condiciones de circulación en carretera y tiene una duración de 7 minutos aproximadamente (pueden ser unos segundos menos dependiendo del coche).

 

¿Qué significan los resultados?

Hay férreos críticos del NEDC que argumentan que el sistema no ofrece confianza y que sus resultados no son reales, pero lo cierto es que es el sistema menos malo, y es necesario interpretar sus resultados como cifras comparativas entre los distintos modelos de coches más que como cifras definitorias. Después de todo, el consumo real de cada coche dependerá de las circunstancias individuales de conducción, desde el peso de coche hasta el estado de las vías por donde circulemos.