ley recambios

 

20/11/2018. El tratamiento de vehículos después de su vida útil está regulado en España por el Real Decreto 20/2017, que contempla las reglas a seguir a la hora de la compraventa de repuestos usados entre particulares y talleres mecánicos. ¿Cómo afecta esto a los usuarios que compran por internet o a aquellos a que buscan recambios más asequibles? Como especialistas en seguros de coche, te lo contamos a continuación.

 

Hace ya dos años que entró en vigor el Real Decreto 20/2017 en el que se establece el tratamiento de todos los coches legalmente registrados después de su vida útil. Antes de esta fecha, los recambios se comercializaban libremente entre propietarios y talleres sin ningún requisito de por medio, constituyendo a un mercado relativamente rentable.

 

Sin embargo, a partir del 22 de enero de 2017, con la aplicación de este decreto, quedó totalmente prohibida la compra y venta de piezas y recambios de segunda mano entre particulares y/o talleres, a menos que el coche que las proporciona provenga de un CAT (Centro Autorizado de Tratamiento de Vehículos). El no cumplimiento de esta norma será perseguido y sancionado por las autoridades competentes, incluyendo a aquellas plataformas digitales que se presten como vitrina para ofrecer las piezas.

 

La novedad de este decreto es la precisión con la que describe el proceso que deben realizar los centros autorizados con los coches al final de su vida útil: qué medidas adoptar para que no se produzcan dobles financiaciones con el vehículo y sus componentes, y qué previsiones se toman sobre las obligaciones de los productores, entre otros.

 

Entonces, ¿cuándo es ilegal comprar o vender un recambio? 

El Decreto 20/2017 es claro: solo los CAT podrán extraer piezas usadas de un coche dado de baja y para ello será necesario formalizar la baja del vehículo en la Dirección General de Tráfico; esto quiere decir que el CAT es el único que se beneficiará del mercado de piezas usadas. Los recambios y piezas usadas que tengan otra procedencia serán ilegales y su uso puede acarrear consecuencias tanto económicas como prácticas. En caso de un accidente de tráfico, por ejemplo, una pieza ilegal puede hacer que el seguro de coche no se haga cargo de los perjuicios del vehículo.

 

Este decreto contempla además un apartado para los neumáticos en los que presentan dos escenarios: o los recupera en el proceso de separación de partes para venderlos, o los entrega a los gestores puntuales. Este sistema permite a la Consejería monitorizar los movimientos comerciales que se generan alrededor de los neumáticos usados y tomar cartas en el asunto cuando su uso sea indebido.

 

Esta nueva ley de recambios de coches viene a solucionar algunos vacíos legales que dejaba la anterior normativa del 2002, principalmente en lo que se refiere al reciclaje de un vehículo al final de su vida útil. El Decreto 20/2017 al mismo tiempo se vincula más a normativas europeas que buscan reutilizar el mayor número de piezas para garantizar un mayor reciclaje de materiales.