Formentera, Ibiza y el resto de las Islas Baleares son algunos de los lugares en España que se han propuesto acabar con la presencia de coches de motor diésel en sus calles, una acción contundente que esperamos que tenga repercusión viral en otros lugares de España.

 

El debate sobre el impacto ambiental que tienen los coches diésel está en su punto más álgido. Es cierto que hay mercados en los que nunca ha dominado, pero en los últimos meses muchos países y ciudades les han retirado el apoyo y dado la espalda, hasta el punto de poner fecha de eliminación definitiva a la circulación de los coches diésel. Por su parte, son muchas las casas de automóviles que han anunciado que no seguirán fabricando coches con motor diésel o que directamente han eliminado las mecánicas de gasóleo de sus últimos modelos.

 

Es pronto para decir que los vehículos diésel están fuera del mercado (o que lo estarán en los próximos años), pero en España por ejemplo se está viviendo un cambio de consumo que se refleja en las ventas. En el 2017, las ventas de vehículos de gasolina superaron las de diésel, un dato importante teniendo en cuenta que Europa es el principal mercado de los vehículos diésel. Si eres dueño de un coche diesel, quizá te convenga hacerle una revisión general con tu seguro de coche, tasarlo y valorar la posibilidad de cambiarlo por un modelo más ecológico.

 

El motivo de esta ola de prohibiciones es su poder contaminante: producen óxido de nitrógeno que contribuye al calentamiento global y a la lluvia ácida. Esto, en escalas mayores como ocurre en las grandes ciudades, hace que el aire que se respire sea de mala calidad, causando problemas de salud en los ciudadanos.

 

Medidas de restricción en España

Madrid: la capital española ha anunciado la puesta en marcha de más prohibiciones para los vehículos diésel y de gasolina, impidiéndoles circular y aparcar en las mismas zonas que el resto. Se prevé ir aumentando las limitaciones progresivamente hasta el 2025.

 

Barcelona: la ciudad está implementando restricciones desde este año, en que ha entrado en vigencia la nueva ley que prohíbe la circulación de coches fabricados antes de 1996 bajo la directiva Euro 1. El plan es que cada año se vayan prohibiendo más modelos hasta lograr erradicarlos de sus calles.

 

Baleares: Baleares es mucho más implacable, pues prohibirá la entrada y la venta de coches diésel a partir del 2025. El propósito del Govern es que todo el parque de vehículos sea eléctrico para el 2050, aunque esta medida no afecta a motocicletas, turismos o furgonetas de diésel que ya estén en circulación y podrán hacerlo hasta el final de su vida útil. Esta iniciativa ha sido celebrada a nivel europeo, cuya prensa ha calificado al archipiélago como pionero en medidas a favor del medioambiente.

 

La venta de coches diésel en España ha descendido un 20 % en cinco años, según datos de la consultora Jato Dynamics, que mide las variaciones del mercado de automóviles de cara al futuro inmediato. Esto, sumado a las medidas que ya se empiezan a notar en las grandes ciudades nos sitúa en el buen camino para convertir nuestro país en uno mucho más responsable y preocupado por las emisiones tóxicas.