qué hacer con un coche viejo

 

15/03/2019. Cuando nuestro coche llega a ese momento de vejez en que no sabemos si darlo de baja o venderlo como chatarra, la decisión no siempre es fácil. Generalmente la venta de coches viejos no reporta demasiados beneficios y sí requieren largas negociaciones y toda una búsqueda previa para encontrar a un interesado en adquirir un modelo de corta caducidad. 

 

Deshacerse de un coche que ha estado con nosotros por mucho tiempo puede ser una tarea complicada. Cuando se trata de un modelo de más de 15 o 20 años de antigüedad, la opción de venta es un poco complicada, sobre todo porque no será sencillo encontrar un comprador que quiera pagar el precio que le propongamos, aunque si la otra opción es simplemente darlo de baja, cualquier dinero que te pueda dar el comprador será ganancia. 
 
En caso de que se trate de un coche que ha sufrido un accidente  y que haya quedado destrozado, lo ideal es evaluar el estado real, el coste total de las reparaciones y evaluar con tu seguro de coche si vale la pena invertir en talleres mecánicos o si es posible gestionar su venta en el estado en que se encuentre. Con todo y esto, venderlo puede llevar tiempo y esto puede jugar en tu contra, así que volvemos a la misma encrucijada. ¿Qué hacer?
 
 

Recurrir a compradores de coches siniestrados

Esta es una buena opción si pretendemos conseguir algún tipo de ganancia con nuestro coche. Las personas que se dedican a comprar coches siniestrados también se encargan de coches que no han superado los 10 años de antigüedad que presenten averías cuyo coste de reparación supere el valor total del vehículo, e incluso se ocupan en caso en los que el usuario quiera simplemente desprenderse del vehículo y darlo de baja de manera definitiva. El margen de ganancia dependerá del estado del coche, pero en cualquier caso es una buena opción para concretar la venta de manera rápida y garantizada. 
 
 

Darlo de baja definitivamente

En el 2004, la legislación española dio un vuelco en materia de reciclaje de vehículos y nacieron los CAT para gestionar el desguace, de manera que cada pieza reciba un tratamiento adecuado para su reciclaje y que el proceso sea lo más respetuoso posible con el medio ambiente. 
 
Para hacerlo, debes localizar el CAT más cercano en la web de Sigrauto (Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de Vehículos fuera de Uso) o acercarte a la oficina de Tránsito de tu ciudad y pedir información. En el CAT te pedirán el DNI del titular del coche (o poderes, si se trata de una persona jurídica), permiso de circulación, tarjeta de inspección técnica del vehículo y fotocopia cotejada del último recibo del IVTM (este último solo si el vehículo tiene menos de 15 años de antigüedad). 
 
El desguace es gratuito si la carrocería del vehículo no requiere de un desmontaje complicado de piezas y componentes. Los ciclomotores, motos y vehículos especiales tendrán que pagar una tasa de 7,60 euros en la oficina de Tráfico; en caso de poder aportar certificación de tratamiento medioambiental o algún documento que pruebe que el coche tiene más de 15 años de antigüedad, el dueño del vehículo estará exento de pagar esta tasa. Se trata, en última instancia, de un proceso relativamente sencillo y una buena opción para librarte de tu coche en buenos términos sin que nadie salga perjudicado. 
 
 

Páginas de compra - venta

Si tienes tiempo, ganas de negociar, y eres diestro tratando con las personas, una opción puede ser colgar un anuncio de tu coche en una página de compra venta como Wallapop coches o Autoscout24. Te aconsejamos que la descripción y fallos del coche sean realistas y que dejes que sea el comprador el que decida si le interesa tu coche o no una vez tenga toda la información. Intentar ocultar los desperfectos de tu vehículo solo te ocasionará problemas y dolores de cabeza a la larga.