Sabemos que la seguridad de tus hijos es lo más importante para ti, por eso, desde Allianz Seguros, te damos algunos consejos para eliminar cualquier peligro de los paseos en bici que puedas hacer junto a él o ella

 

Según las recomendaciones de los especialistas, tu hijo  puede empezar a ser tu copiloto en la bici a partir de los 8 meses, pero esto, conlleva unas medidas de seguridad que no se pueden pasar por alto. Seguramente habrás visto en la calle las sillas acopladas para bebés, muy populares en ciudades como Madrid y Barcelona, en las que tu hijo puede viajar hasta que pese 5 kilos aproximadamente, siempre debidamente asegurado y con un casco protector para la cabeza, como tú. 

 

Pero llevar a tu hijo de copiloto implica tomar en cuenta varios detalles que garanticen vuestra comodidad y, sobre todo, la seguridad de ambos para evitar accidentes en la vía. Si eres uno de esos padres que prefieren esta opción ecoamigable, presta atención porque lo que viene a continuación es de tu interés. 

 

¿Qué silla elegir?

Al momento de elegir la mejor silla para llevar a tu bebé, toma en cuenta que no todos los modelos del mercado son universales, es decir, no todas se adaptan a todos los tipos de bicicletas. Por ello es importante que sepas cuál es tu modelo de bici y te informes de los modelos de silla que hay antes de comprar cualquiera. Además de que no todas tienen las mismas medidas, no todas llevan arnés y este detalle es muy importante para prevenir accidentes en los que tú o tu hijo salgáis perjudicados. 

 

Actualmente en el mercado hay tres modelos, dependiendo del que te haga sentir más cómodo: 

 

- Las que se colocan en la parte de atrás de la bici: son las más comunes. Tienen un respaldo mucho más alto y le brinda comodidad al niño por si quisiera dormir durante el trayecto sin peligro de caerse. 

- Las que se colocan en la barra del centro: según los especialistas en bicis, al ir en esta posición, son las más estables, pues apelan al centro de gravedad y resultan más cómodas para mantener la bicicleta equilibrada. 

-Las que se colocan en el manillar: estas son más comunes entre niños más pequeños, pues te permiten mantenerlo en la mira todo el tiempo, aunque usarla requiere de más destreza a la hora de maniobrar en la calle. 

 

En cuanto a la disponibilidad, verás que no son muy difíciles de encontrar. Al ser un accesorio bastante común, las hallarás fácilmente en las grandes superficies o en las tiendas de deporte.

 

Algunos consejos para padres

Una de las cosas más difíciles de llevar a tu hijo en la bici, es mantener el equilibro para que no haya accidentes. Esto es especialmente complicado para padres primerizos y algunos temen que puedan dejarlo caer. Para irnos adaptando podemos hacer un ejercicio de simulacro con algún objeto que pese aproximadamente lo que pesa tu hijo; subirlo y bajarlo hasta que logres hacerlo sin tambalearte y sin dejarlo caer. 

 

Otro consejo que resulta muy útil es recorrer las rutas al cole o a los lugares más comunes tú solo antes de hacerlo con tu hijo, de manera que puedas evaluar por cuál de las rutas disponibles te encontrarás menos imprevistos como calles en reparación o en mal estado. Cuánto más plano y recto sea el recorrido, mejor será el viaje para ti y para tu hijo. 

 

Por último, el casco es fundamental tanto para tu hijo como para ti. No lo olvides bajo ninguna circunstancia, pues puede salvarlos a ambos de heridas graves durante un accidente y que en caso de que sea inevitable, cuentas con el respaldo de tu seguro de salud Allianz