La pesca es una actividad milenaria llevada a cabo por civilizaciones antiguas como método de supervivencia, con lo que es una actividad ligada a muchos pueblos costeros alrededor del mundo. Después de practicarse y desarrollarse durante siglos, hoy en día también es una actividad recreativa, un pasatiempo y hasta un deporte que puede llegar a dominarse con absoluta maestría.

 

Para iniciarse en la pesca deportiva lo único que hace falta es que seas un amante del mar. Lo primero que debes hacer es ubicar el lugar en el que quieres pescar. Esto determina qué tipo de pesca llevaremos a cabo y desde dónde: orilla, alturas o desde una embarcación anclada (en cuyo caso es necesario que cuentes con un seguro de embarcaciones y con un seguro de responsabilidad civil que respalde cualquier daño ocasionado a terceros). La pesca es una actividad que requiere paciencia y sobre todo mucho pulso y seguridad a la hora de atraer el espécimen hacia nosotros. 

 

Dicho esto, lo segundo que necesitaremos será una buena caña, hilo y cebo para poder empezar con la actividad. La gran ventaja de la caña es que te permite lanzar el anzuelo tan lejos como te sea posible; de esta manera los peces sienten menos tu presencia y se mantienen en el área que te interesa cubrir. Existen diferentes tipos de caña hechas de todo tipo de materiales (bambú, madera y fibra de vidrio) que podrás elegir dependiendo de tu grado de experiencia, de tu altura y del tipo de especie que quieras pescar. 

 

Hay otros elementos implicados en la pesca con los que tendrás que familiarizarte, como el carrete, el hilo, los flotadores, el plomo y los cebos, que puedes adquirir en cualquier tienda de pesca según tus necesidades. Aunque el pomo y los flotadores no son necesarios, sí te ayudan a llevar el cebo a mayor profundidad permitiendo detectar si ha picado o no algún pez. Además de esto, también es importante que lleves un vestuario cómodo y te protejas del sol o del frío con la ropa adecuada. 

 

Modalidades de pesca deportiva

Teniendo claro nuestro instrumento y el lugar donde queremos pescar, podemos investigar qué tipo de pesca nos interesa más. Las más conocidas son el spinning y el casting, cuya única diferencia es el tipo de carrete que se utiliza. El spinning es la más recomendada para principiantes porque, al utilizar un sistema de bobina fija,  permite lanzar el carrete de forma más fácil y menos propensa a enredarse. Por su parte, la bobina fija cuenta con un sistema de enrollado automático que favorece mucho a los pescadores novatos con la recogida de la caña una vez el pez haya picado. 

 

También existe el casting, un método popular entre los más experimentados que requiere de una caña con un sistema de bobina giratoria  que permite lanzar el anzuelo mucho más lejos y recoger el hilo mucho más rápido. Esta caña posee frenos magnéticos y centrífugos, y permite calcular la distancia y precisión con el dedo. 

 

Nuestra recomendación es que empieces por lo más sencillo y, a partir de ahí, vayas escalando. Puedes empezar pescando en la orilla de un lago, con una caña de pescar pequeña y acorde a tu fuerza, y acompañado de alguien con experiencia que te pueda ayudar en caso de inconvenientes. A partir de este primer paso, puedes seguir experimentando y llevando tu experiencia a los siguientes niveles.