La pesca recreativa es el pasatiempo favorito de muchos de los habitantes de las zonas costeras y de aquellos que, en general, encuentran calma en una práctica como ésta. Los requisitos para poder obtener la licencia necesaria varían según la modalidad para la que se expida. Aquí te lo contamos todo.

 

Las costas de España alcanzan los 7.880 kilómetros de extensión en las que existen ríos y pantanos donde pescar puede llegar a ser un auténtico placer para el que necesitas tramitar una licencia de pesca. Para ello, debes cumplir una serie de requisitos legales y pagar algunas tasas que varían en función del tipo de pesca. Entre los requisitos necesarios figuran ser mayor de 16 años (o contar con una autorización paterna si se es menor de esa edad) y no estar inhabilitado para ejercer esta práctica. 
 
 
En España, el organismo encargado de regir y regular la pesca es el Ministerio de Agricultura y Pesca, y es el responsable de expedir las licencias. La solicitud se puede hacer por internet, que es la forma más cómoda aunque la más cara, pues las tasas a pagar oscilan entre los 15 y los 20 euros en concepto de tramitación más 3 euros por gastos de envío. También es posible hacerlo a través de las cajas de ahorro o bancos, los departamentos o consejerías de tu Comunidad Autónoma y algunas tiendas de pesca autorizadas que ofrecen este trámite de manera gratuita. 
 
Los jubilados y menores de 16 años están exentos de pagar las tasas correspondientes  y cada Comunidad Autónoma tiene su modalidad de licencia. Hay licencias únicas que dan permiso para capturar cualquier tipo de peces, como ocurre en Aragón o Cataluña, y algunas que solo contemplan la pesca de ciertas especies como es el caso de Asturias con la trucha y el salmón. Si estás considerando hacerlo, te recomendamos explorar la posibilidad de adquirir un seguro de caza y pesca que cubra tu responsabilidad civil dentro y fuera de España.
 
 
Modalidades de pesca
Entre las modalidades de pesca, la más conocida es la fluvial recreativa, y ésta a su vez se divide en tres tipos. Primero está la pesca recreativa desde embarcación, que se concede a quienes pescan desde embarcaciones aptas que estén inscritas en el Registro Oficial de Buques. Luego tenemos la pesca recreativa submarina, que se otorga a mayores de 16 años que demuestren mediante certificado médico oficial que están capacitados para practicarla. Por último, está la pesca con red o ‘rall’ que se otorga a personas que formen parte de una cofradía de pescadores y que ya tengan una licencia de pesca previa. 
 
La licencia de pesca viene dada con un reglamento que nos indica la regulación vigente que debemos cumplir a la hora de pescar, con detalles importantes como las especies que se nos permite pescar, la cantidad, las zonas habilitadas y las épocas del año en que podemos hacerlo. 
 

Caducidad de la licencia de pesca

La vigencia de estas licencias varía dependiendo de la Comunidad Autónoma donde se otorgue y de la modalidad de pesca que se practique, pues no todas incluyen los mismos permisos. Lo más habitual es que la licencia de pesca marítima recreativa dure cinco años, aunque para las personas mayores de 60 años no tiene fecha de caducidad.