03/05/2018. España es el tercer país del mundo con más parajes declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Posee un legado medieval abundante y muy bien preservado que nos permite conocer de primera mano la historia de nuestro país, las civilizaciones que han pasado por él y el largo camino que hemos recorrido hasta hoy. Empieza tu recorrido y hazlo sin preocuparte de imprevistos, con nuestro seguro de viajes.

 

Castilla y León

Esta Comunidad Autónoma es un verdadero tesoro medieval, con lugares en los que parece que el tiempo se hubiese detenido hace siglos. Tres ejemplos claros dan cuenta de esto: el primero es Arévalo, la capital de la comarca de la Moraña, ubicada en Ávila. Esta pequeña ciudad de calles y plazas encantadoras tiene una importante tradición medieval que da pie, entre otras cosas, a su mercado temático y a las recreaciones históricas que suelen hacerse en verano. 

 

El segundo es Frías, una diminuta ciudad enclavada en un montículo y famosa por ser la ciudad con menos habitantes de España (tiene solo 282). Sus calles y fachadas de adobe, piedra y madera son una verdadera joya histórica que merece la pena recorrer para desconectarte de la rutina y reflexionar sobre el desarrollo de la humanidad desde entonces.

 

El tercero es Sepúlveda, en Segovia, una ciudad medieval de pequeñas calles, iglesias y una interesante plaza porticada por la que se pasear hasta llegar a la muralla de la ciudad, cuya función actual es la de mirador. 

 

Santillana del Mar, en Cantabria

Esta ciudad al norte de España es reconocida desde 1889 como Conjunto Histórico Artístico de la región y es uno de sus principales atractivos turísticos. Su nacimiento se remonta al siglo VIII, cuando se construyó la abadía de Santa Juliana, pero Santillana del Mar es ampliamente conocida por la cueva de Altamira, uno de los mayores conjuntos de arte rupestre de Europa. 

 

 

Albarracín, en Teruel

Este encantador municipio ubicado al sur de Teruel es una de las joyas arquitectónicas medievales más imponentes de nuestro país. Entre sus calles y murallas se cuenta la historia de un territorio que ha vivido la presencia de varias civilizaciones (incluyendo la musulmana, a la que debe su nombre) desde épocas prerromanas. No dejes de recorrer sus calles empinadas, perderte en sus pasadizos y subir por sus escalinatas, y tampoco te vayas de Albarracín sin probar la gastronomía local. 

 

 

Peratallada, en Gerona

Gerona es conocida por su pasado medieval, muy presente en la arquitectura actual de muchos de sus pueblos, como es el caso de Besalú y de Peratallada, otra de sus joyas históricas. A pesar de ser pequeño, fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1975 por sus labores de conservación de su castillo (que data del siglo X) y de todo su casco urbano.

 

Olite, en Navarra

Navarra es todo un territorio por descubrir y Olite es uno de los tantos rincones que alberga un rico pasado histórico. Este pequeño pueblo ostenta un casco antiguo de incalculable riqueza arquitectónica que atrae a miles de turistas con ganas de recorrer sus calles y transportarse a otras épocas. Uno de los edificios más famosos es el castillo de Olite, oficialmente conocido como el Palacio Real de Olite, cuya estructura es un claro ejemplo de la arquitectura tradicional española.