El Camino de Santiago es una de las peregrinaciones más famosas del mundo. Miles de turistas llegan a España cada año buscando conocer las rutas disponibles para emprender el viaje. Lo que pocos saben es que las rutas son muchas y muy variadas, desde las que empiezan en España hasta aquellas que parten desde Portugal o Francia. Aquí repasamos algunas de las que puedes emprender si te estás planteando este año hacer la tuya propia.

 

Hay experiencias en la vida que debemos vivir casi de manera obligatoria, y hacer el Camino de Santiago es una de ellas, seas o no católico. Esta es una de las rutas más famosas del mundo y por eso, existen muchas rutas disponibles para llegar hasta la catedral de Santiago de Compostela, que es la meta final del recorrido. Ahora que el verano ya está aquí, quizás quieras contratar tu seguro de viajes, hacer las maletas y emprender el camino. 

 

Elige la ruta

Esto depende mucho del tiempo del que dispongas para el viaje, pues existen rutas cortas de un par de días y rutas más largas que pueden durar hasta un mes. Otros factores a tener en cuenta son: nuestro estado físico, desde dónde queremos partir y la compañía con la que vamos. La época del año también influye mucho, aunque es válido decir que el verano es el mejor momento para hacerlo sin contratiempos, pues el otoño y el invierno en Galicia no son del todo favorables. Sin embargo, si te atreves durante estas fechas, cuentas con la ventaja de que hay muy poca afluencia y el paisaje tiene mucho encanto. 

 

Rutas del Camino de Santiago

El camino francés

Esta es, con diferencia, la ruta más transitada de todas las disponibles. El camino francés nos permite disfrutar de unos paisajes absolutamente alucinantes y con un valor artístico e histórico incalculable. Por ser uno de los más populares, también es uno de los que mejor señalizado está; cuenta con una red de alojamientos muy amplia y no suele haber problema de avituallamiento. Sin embargo, precisamente por ser de las más transitadas, el tema del alojamiento puede ser un poco difícil, pues la gran cantidad de peregrinos obliga a salir muy temprano para llegar al siguiente alojamiento a tiempo y no quedarte sin cama. 

 

El camino portugués

Después del francés, este es el segundo camino más transitado. Puedes empezarlo desde Lisboa o Porto y entrar a España por Tui, en Pontevedra. Este camino recorre el cinturón más poblado de Galicia y pasa, entre otros, por Padrón, Caldas y pequeñas aldeas típicas gallegas. La señalización del camino portugués es óptima y la red de albergues también es bastante cómoda y amplia para no sufrir por no tener un lugar donde dormir. 


Vía de la Plata

Este camino tiene su origen en la antigua ruta romana que unía Astorga con Mérida, que  años después fue utilizada por los pueblos árabes durante su conquista de la Península. Entra a Galicia por Portelas do Padornelo, en un primer tramo mucho más exigente que los del camino francés y portugués. Otra de las desventajas de esta ruta es que puede ser muy intensa en verano por las temperaturas que alcanza la zona. Sin embargo, también es una de las rutas más tranquilas y menos transitadas.