Aunque América Latina es una de las regiones más seguras para viajar desde el punto de vista sanitario, cada uno de los 20 países que la conforman tiene condiciones climatológicas muy variadas entre sí. Esto nos obliga a tomar las precauciones necesarias para que nuestro viaje transcurra sin ningún contratiempo de salud

 

Si tienes algún país de Latinoamérica en mente para pasar tus próximas vacaciones o estás planeando cumplir tu sueño de darle la vuelta al continente este verano, este artículo te interesa. Ante un viaje de esta magnitud la salud debe ser lo primero que se tome en cuenta, bien sea contratando un seguro de viajes que te proteja durante tu estancia en el extranjero o haciendo uso de tu seguro de salud para corroborar que estás en óptimas condiciones para el viaje. En el caso específico de los españoles, esta recomendación viene directamente del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, pues ni las Embajadas ni los Consulados se encargan de gastos médicos por afecciones de salud en el extranjero, que en algunos países pueden ser muy elevados. 

 

Por otro lado, Latinoamérica está compuesta por 20 países, cada uno con sus propias normas a la hora de permitir el acceso de extranjeros y aunque se parezcan entre sí, lo más recomendable es pedir información en los consulados o embajadas de los países a los que vayas para evitar contratiempos en el control de aduanas. Esto aplica directamente al tema de las vacunas, pues no hay una que sea obligatoria y generalizada en todo el continente. 

 

Sin embargo, si tu país de procedencia es uno en el que la fiebre amarilla sea endémica, es obligatorio que tengas la vacuna contra esta enfermedad antes de entrar a Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Surinam y Venezuela. Por su parte, Guyana Francesa y Paraguay la exigen de manera obligatoria a cualquier extranjero que quiera entrar a su territorio, y Costa Rica exige el certificado impreso para entrar al país a quienes hayan estado en tránsito por Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú o Venezuela. 

 

Si en tu viaje tienes contemplado ir a zonas de riesgo en alguno de los países anteriormente mencionados (bien sea para hacer voluntariado o simplemente turismo de aventura por zonas selváticas o tropicales), es recomendable tener actualizadas las vacunas contra el tétano, la difteria, la triple vírica (sarampión, rubeola y parotiditis) y la de la hepatitis A. 

 

Tiempos de vacunación y otros detalles

La vacuna de la fiebre amarilla deberías ponértela, como mínimo, 10 días antes de irte de viaje para que tenga validez a la hora de entrar a los países que visites; la de la cólera y la fiebre tifoidea debes aplicarlas con tres semanas de antelación; la de la hepatitis A puedes ponértela con dos semanas de anticipación; la de la hepatitis B con seis semanas de anticipación, y las de la rabia y el tétano con un mes de anticipación como mínimo. 

 


Al margen de tus vacunas, también es recomendable que incluyas en tu equipaje un botiquín con algunos medicamentos y elementos básicos de cuidado personal, como crema solar, repelente contra insectos, productos para tratar picaduras de mosquitos e incluso suero hidratante, en caso de sufrir diarreas fuertes. También puedes incluir gasas, tijeras, termómetro, tiritas y algunas pastillas de ibuprofeno o paracetamol para tratar dolencias generales como dolores de cabeza o de vientre.